Empleo

Empleo

Un día de trece horas

A.G.M. La vida en prisión está marcada por una rutina que marcan los horarios de las comidas y de las actividades. Los reclusos pasan en la celda catorce horas, once de noche y tres en la ‘siesta’