"Las fiestas son emocionantes desde que naces hasta mayor"

D. Núñez
-

La concejala de Turismo, Eventos y Marca Ciudad, cuyos primeros recuerdos le trasladan a los gigantes y cabezudos, considera que el modelo de fiestas no debe cambiar, aunque en los próximos años se siga mejorando

"Las fiestas son emocionantes desde que naces hasta mayor" - Foto: Jonathan Tajes

Es una feria intergeneracional. Son tantas las actividades que hay en las fiestas de la Virgen de San Lorenzo que se viven con intensidad de pequeño y de muy mayor. Así lo siente la concejala de Turismo, Eventos y Marca Ciudad, Blanca Jiménez. Asegura que le encanta pasear por Valladolid estos días y mezclarse con el buen ambiente que hay en las calles gracias a los pucelanos.

¿Turismo, Eventos y Marca Ciudad es el área para 'vender' Valladolid al resto del mundo? ¿Cómo afronta este reto?

Es la forma de vender Valladolid al exterior y de reforzar Valladolid de puertas para dentro, es decir, de ser capaces de generar contenidos para que los vallisoletanos disfruten más y mejor de todo el potencial de la ciudad. Un ejemplo muy bueno de ello es la feria, que primero se disfrutan dentro y luego ya las intentamos posicionar de cara al exterior. Pero esta marca ciudad lo que plantea también es aunar esas cosas que nos hacen ser especiales y mostrarlas como una carta de presentación.  

Y es un reto grande porque ya existen actividades que son en sí mismas marca de ciudad, como son la Seminci, la Semana Santa, Pingüinos o el Concurso Nacional de Tapas. Estamos hablando de buques insignia. Y también hay que ser capaces de complementar esa oferta con proyectos nuevos que esperamos poner en marcha.  

¿Se plantean las fiestas como un atractivo para turistas o se hace pensando en los vallisoletanos? 

Primero para los vallisoletanos porque son la Feria y Fiestas de Nuestra Señora de San Lorenzo. Se viven como algo propio. Es lo que hace que estas fiestas sean tan especiales. Y, por supuesto, eso de cara al exterior configura un escaparate turístico magnífico. Valladolid tiene un modelo de feria muy especial que no tienen muchas ciudades, con momentos muy particulares, como la Plaza Mayor, la Feria de Día,  la Feria de Folklore… Y las peñas porque hay lugares donde no existe este concepto. Todo unido hace que tengamos un modelo consolidado que es un atractivo de primer nivel.

El equipo de Gobierno ha llegado un poco justo para organizar las fiestas. ¿Qué novedades hay para este año? 

Hemos llegado justos por el calendario electoral. Sabemos que, unas fiestas de 10 días con esta complejidad y con un programa tan amplio, que llega a toda la ciudad, no se puede planificar en dos meses. Lo lógico es que el equipo saliente tuviera prácticamente todo el programa ya consolidado. ¿Qué hemos hecho? Pues rematar cosas que estaban por terminar. Hay novedades que creemos que dan un perfil distinto a cosas que de por sí muy importantes. 

Un ejemplo es que en los conciertos de la Plaza Mayor había a la expectativa de que hubiera alguna actuación de carácter internacional y hemos conseguido a DJs que han pasado por Tomorrowland. También hemos ampliado la actuación espectacular de Niña Pastori con otro de los primeros espadas del flamenco, como es Antonio Carmona. 

¿Qué otras novedades? Pues el espectáculo piromusical del día 8. Los fuegos artificiales configuran un momento muy entrañable porque aúnan a familias, amigos y peñas para disfrutar de estos espectáculos. Y lo emitiremos en el metaverso.  

También tenemos el festival de jóvenes talentos de flamenco que hemos querido que vaya a los barrios para des localizar las actividades musicales y sacarlas del centro, entre otras muchas. 

La feria en el metaverso. ¿Cómo surge y en qué consiste?

Surgió la idea de poder utilizar el trabajo de unos jóvenes vallisoletanos en un momento en el que estábamos buscando una novedad para la feria. Nos pareció muy oportuno porque el día del pregón es un día que va más allá de marcar el inicio de las fiestas. Que todos lleguemos juntos a la Plaza Mayor y nos arropemos para disfrutar es un instante especial. Queremos que todos los vallisoletanos que no están aquí también lo puedan vivir.  

Y vivirlo no es solo retransmitirlo. La idea es que el ciudadano que entre en el metaverso puede, con su avatar digital, formar parte realmente de ese momento. Podrá estar en la Plaza Mayor e interactuar con otras personas, hablar entre ellas y también ponerle la pañoleta al conde Ansúrez. El metaverso rompe las barreras de lo que es mostrar algo en el ámbito digital para participar activamente de ello. No queríamos solo que la gente pudiera ver una retransmisión, sino que participara activamente como si estuviera físicamente allí.

¿Cómo se puede mejorar el formato de fiestas? ¿Qué aportaciones quieren hacer?

Este modelo lo vamos a mantener, porque funciona. Todos los colectivos han ido configurando las fiestas de Valladolid y seguramente sea el momento del año en el que más entes diferentes colaboran para que esto salga adelante. Es un esfuerzo colectivo muy importante que no se puede cambiar de la noche a la mañana y que no creemos que haya que hacerlo. Pero, ¿cómo innovar? Pues con esos destellos que, de cara al año que viene, puedan hacer que las fiestas sean distintas. Por ejemplo, pensando en una oferta musical que sea atractiva, novedosa y actualizada que llegue a todos. Y vamos a intentar que estas fiestas el año que viene sigan desplegándose en los barrios. 

La Feria de Día suma casetas. ¿Es un signo de recuperación total tras esos años de la pandemia? 

Creo que de todas las cosas que tienen las fiestas, posiblemente la Feria de Día sea de las más consolidadas. Este año son 81 los participantes y además con la novedad: tener un precio máximo y no un precio fijado para el pincho. Esto va a ser para los hosteleros muy bueno. Van a tener más versatilidad para ofrecer su productos. La presencia de la hostelería en la feria es determinante para su buen desarrollo y vamos a hacer todo lo posible para mejorarla. Este año con el precio máximo y ya veremos el próximo. 

Feriantes y las casetas regionales piden mejoras en la zona donde están. Todo está pendiente del proyecto del Real Valladolid.

Este proyecto del Real Valladolid se encuentra en una fase de estudio y sí que es cierto que está en un impasse. Pero eso no quiere decir que no vayamos a seguir trabajando. El alcalde lo dijo hace poco. Vamos a llegar a tiempo con esa nueva ubicación para la feria y las casetas regionales. Trabajaremos con ellos para que eso sea así. 

Las peñas están jugando un papel cada vez mayor en las fiestas. ¿Qué significan para Valladolid?

Las peñas son esa capacidad de disfrutar que tenemos los vallisoletanos y, además, hacen mucho por el programa de feria. Las peñas son el espíritu y el alma de las fiestas de Valladolid. A mí me ha sorprendido gratamente la cantidad de actividades que son capaces de organizar  y la gran pasión que le ponen cada año. Estamos hablando de miles de personas que ya entendieron muy bien lo que suponía para el vallisoletano la feria de San Lorenzo y quisieron formar parte activa de ella. Estamos muy orgullosos de las peñas.

Este año está habiendo problemas de seguridad en algunas localidades durante las fiestas. ¿Preocupa algún punto en especial? ¿Se sigue la línea de años anteriores? 

Se sigue la línea de otros años porque es un dispositivo de seguridad bastante grande, pero tiene los mismos escenarios. Todos los años está reforzado. Pero éste hay una particularidad y es la Vuelta Ciclista, que precisa de otro plan de seguridad, que también se ha puesto en marcha. Entre todos  vamos a ser capaces de que sean unas fiestas seguras y en las que prime, sobre todo, las ganas de pasarlo bien sin incidentes. Un ejemplo de ese refuerzo especial de seguridad son los puntos violeta que estarán por toda la ciudad.  

Ya no se plantean una feria en la que no haya puntos violeta.

Es una buena medida y no tiene sentido prescindir de algo que puede ser bueno y que, en todo caso, le da a la gente seguridad. Son medidas preventivas que configuran ya una parte importante de la seguridad.  Además, tiene unas localizaciones muy específicas, como son la Cúpula del Milenio, durante todas las actividades, y la zona de Las Moreras, que sabemos que es un área donde hay mucha gente joven. Y una cosa muy importante es que cada agente de seguridad también es un punto violeta. El gran despliegue de agentes que va haber en las calles para ofrecer seguridad también sirve en todo momento para ayudar a las personas que lo necesiten. 

La Vuelta Ciclista a España es un magnífico escaparate, pero ¿es un reto aún mayor para la ciudad estando en fiestas?

Es un reto extra para toda la ciudad, desde el ciudadano que verá interrumpida la circulación normal y al que le pedimos paciencia. Es algo muy especial que es muy bueno para la ciudad. Pero también es un reto para el dispositivo de seguridad y para todos los servicios municipales, desde la limpieza a Protección Civil. Está toda la ciudad volcada con que, en mitad de las fiestas, la Vuelta Ciclista a España sea un éxito en Valladolid. Lo va a ser. Pero sí que es un esfuerzo extra porque es un dispositivo que también se tiene que acoplar muy bien a las exigencias de la organización de La Vuelta  porque ellos tienen su propia manera de organizar las cosas. 

¿Qué recuerdos tiene de niña?

Me acuerdo de muy pequeñita de los gigantes y cabezudos. Me sigue produciendo una sensación muy dulce. Veo a los niños pequeños de la mano de sus abuelos viéndolos y me parece una escena entrañable. Estamos hablando de unas fiestas que son emocionantes desde que naces hasta eres muy mayor, porque las puedes disfrutar en todo momento. Me gusta decir que son unas fiestas intergeneracionales, es decir, para todos. 

¿Qué acto nunca se pierde cuando llegan las fiestas?

Lo que más me gusta estos días es pasear por la ciudad. El ambiente que se respira en Valladolid es especial. Más que ir específicamente a una actividad u otra, me gusta empaparme de la gente que está disfrutando de la feria, meterme en las calles y mezclarme en el ambiente. Es lo más bonito para cualquier vallisoletano.