Ingresa en prisión el detenido por matar a su ex y al novio de ésta en La Rondilla

A.G.M.
-

Los médicos del Clínico dieron ayer el alta a Omar O. · Salió en silla de ruedas y un furgón de la Guardia Civil le condujo hasta la prisión

El acusado del doble crimen de La Rondilla sale del Clínico e ingreso en prisión. - Foto: César Minguela

Omar O. ya ha pasado su primera noche en el Centro Penitenciario de Valladolid. El hombre acusado de matar a cuchilladas a su ex -y madre de su hija de 4 años- y a un amigo común que ahora era novio de la propia mujer, ingresó ayer al mediodía en la prisión provincial, después de permanecer desde la tarde del pasado lunes ingresado en Psiquiatría del Hospital Clínico. En medio de llamativas medidas de seguridad (cuatro agentes del Cuerpo Nacional de Policía y dos de la Guardia Civil), Omar O. salió del hospital a bordo de una silla de ruedas y con una capucha para cubrirle la cabeza y el rostro, y fue introducido en el furgón con las manos esposadas a la espalda. [CONSULTA LA GALERÍA DE IMÁGENES DE SU TRASLADO]

Los médicos de este módulo decidieron ayer por la mañana dar el alta a este marroquí de 48 años, al entender que ya se encontraba recuperado de esos episodios de ansiedad que sufrió, unas horas después del doble crimen, en la Comisaría Provincial de Valladolid y que motivaron su ingreso.
Allí mismo le tomó declaración el martes el titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer (JVM), que decretó su ingreso en prisión, comunicada y sin fianza, aunque aplazado hasta que los médicos autorizasen su salida del centro hospitalario.

Omar O. que contaba solo con tres antecedentes por delitos de violencia de género -dos de ellos hacia la víctima-, está acusado ahora de la comisión de dos delitos de homicidio. Presuntamente, acabó a cuchilladas con las vidas de Rosa Ana M.F. (de 38 años) y Fernando Jesús L.C. (46) en el 5ºA del número 2 de la calle Oración (La Rondilla). Ocurrió sobre las 5.30 horas de la madrugada del domingo 7 al lunes día 8, para, a continuación, según relataron los vecinos del inmueble, vociferar que les había matado él y pedir que alguien llamase a la Policía. En cambio, el martes al mediodía, cuando declaró ante el juez del caso, ya retocó esa versión para afirmar que, en realidad, él no se acordaba de nada porque estaba borracho.

La hija, con la familia. Por otra parte, la consejera de Familia y Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, anunció ayer que, finalmente, la Fiscalía de Valladolid ya había concluido la investigación sobre la situación de la hija de la mujer acuchillada y el detenido, y que se había adoptado la decisión de que la niña, de 4 años, permanezca en el ámbito familiar -estaba en la casa de una amiga íntima de la madre-. Marcos compareció ayer junto al portavoz de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez, en la rueda de prensa del Consejo de Gobierno, según la información facilitada por Europa Press. No obstante, la consejera aseguró que tanto el juez que instruye el caso como los Servicios Sociales harán un seguimiento constante de la menor, aunque, en efecto, por el momento, se ha acordado que continúe «en el entorno en el que estaba».