La fiebre y el viaje a China activaron el protocolo de Sacyl

Ical
-

La consejera de Sanidad defiende la decisión de iniciar el plan de emergencias en el caso de la ciudadana china de la calle Italia y destaca el buen desarrollo del mismo, pese a que finalmente haya sido descartado el contagio por 2019-nCoV

Activado el protocolo por un posible caso de coronavirus

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, destacó hoy el “correcto” desarrollo del protocolo ante el caso sospechoso de coronavirus que se detectó ayer en Valladolid y que finalmente resultó negativo. A su juicio, la paciente, con signos y síntomas de elevada intoxicación etílica, también tenía fiebre e informó de que había estado siete días en Shanghai, lo que motivó la activación del plan.

La mujer fue trasladada al Hospital Río Hortega, donde se mantuvo en un box de Urgencias de forma aislada. Tras ser atendida por los Servicios de Emergencias no cumplía finalmente con los criterios clínicos ni epidemiológicos, por lo que su situación no ha sido catalogable como ‘caso en investigación’ por nuevo coronavirus (2019-nCoV), según confirmaron fuentes de la Consejería de Sanidad de Castilla y León.

En este sentido, Casado señaló que tras la valoración de su estado de salud por los especialistas y completada la encuesta epidemiológica se descartó el contagio y ya fue dada de alta. También se levantó la recomendación a todos aquellos con los que ayer tuvo contacto para el aislamiento domiciliario, incluidos los primeros efectivos policiales y sanitarios de la UME que llegó en primer lugar, así como el taxista que desplazó a la paciente a su casa cuando presentó una actitud nada colaborativa con los servicios asistenciales, pero de la que finalmente desistió. Al parecer, aunque los agentes custodiaban la puerta principal del local en el que se encontraba la mujer, ésta aprovechó para irse por una salida trasera.

La fiebre y el viaje a China activaron el protocolo de SacylLa fiebre y el viaje a China activaron el protocolo de Sacyl

La consejera detalló que a las 19.17 horas de este lunes el 1-1-2 recibió una llamada que alertaba de que una mujer se encontraba “mareada y aturdida” en la vía pública, en la calle Italia. La primera ambulancia llegó al lugar casi 25 minutos después, donde se le observaron síntomas catarrales y signos de embriaguez, además de fiebre, que junto a su viaje al país oriental fue precisamente lo que motivó la activación del protocolo. Todo ello, prosiguió, podría ser compatible con la infección por el coronavirus.