scorecardresearch

Los mayores tiran de las redes

Agencias
-

Seis de cada 10 personas por encima de los 65 años ya acceden a internet, una evolución que pone de manifiesto que la brecha digital va disminuyendo entre los miembros del colectivo

Los mayores tiran de las redes

Seis de cada 10 personas mayores ya acceden a internet de manera habitual u ocasional, según el Barómetro de Mayores de la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UDP), que destaca una reducción de la brecha digital de este colectivo de hasta 14 puntos desde 2019.

Las mujeres de más de 75 años y con menor nivel formativo siguen siendo las que menos usan las nuevas tecnologías, mientras que el perfil actual de los internautas lo componen en un 55,1 por ciento hombres de entre 65 y 74 años con un alto nivel socioeconómico y que cuentan con estudios universitarios.

El informe, que compara la evolución de la brecha digital dentro de los mayores en los años 2017, 2019 y 2021, destaca un aumento de los internautas que han pasado de un 46,8 en 2019 a un 59,5 por ciento en 2021, mientras que todavía hay un 40,5 por ciento que asegura no haber accedido nunca a la red.

Esto se debe a que casi la mitad del colectivo no cuenta con un ordenador o tableta y un 33,7 por ciento no tiene ni si quiera un teléfono móvil con conexión.

Durante la pandemia, más del 27,1 por ciento de las personas mayores no pudieron acceder a realizar gestiones sanitarias, administrativas, sociales o bancarias al no ser usuarios de internet.

Para la asociación de los mayores, el estudio evidencia las barreras y dificultades a las que se enfrentan los mayores a la hora de realizar gestiones y trámites vía telemática y los riesgos de exclusión del colectivo de las personas mayores de la sociedad digital en nuestro país. Por ello, estima necesario que las administraciones promuevan «acciones informativas, formativas y de apoyo» que aseguren la calidad de vida y los derechos de las personas mayores. En cuanto a los usos de la red, los mayores acuden a internet, principalmente, para intercambiar mensajes con familiares y amigos por WhatsApp o SMS (85,1 por ciento) y para informarse, leer la prensa, noticias… (80,8 por ciento). No obstante, las distintas actividades digitales disminuyen significativamente entre los segmentos más vulnerables: las personas de mayor edad, con menor nivel formativo y menor poder adquisitivo.

A estas dos actividades mayoritarias, les siguen otras realizadas también por más de la mitad de las personas usuarias: el 54,6 por ciento lo utilizan para realizar gestiones bancarias, el 52,0 para gestiones sanitarias o sociales y el 50,5 para comunicarse con imagen con familiares o amigos (Skype o similares). Por último, en menor medida -aunque con porcentajes reseñables de personas usuarias- también se usa entre miembros de este colectivo para realizar gestiones administrativas (38,6 por ciento), para comprar (36,9) y participar en redes sociales (34,3).

Las actividades para las que más requirieron ayuda son las videoconferencias por Skype o similar (22,2 por ciento), realizar compras on line (21,4), tramitar gestiones bancarias (20,6) y administrativas (20,5). También necesitaron ayuda el 15,7 por ciento de las personas mayores usuarias para informarse, leer prensa, documentos, noticias, etc.; el 14,0 por ciento para participar en redes sociales, el 13,5 para realizar gestiones sanitarias y el 10,7 por ciento para enviar y recibir mensajes por WhatsApp, SMS.

El informe también refleja diferencias entre las personas usuarias habituales del ámbito rural y las que habitan en las grandes ciudades, registrándose en las grandes urbes un porcentaje (48,0 por ciento) significativamente superior al registrado en los pequeños municipios (33,6 por ciento).