Los libreros acusan a los concertados de competencia desleal

R.Gris
-

El Gremio de Libreros de Valladolid denuncia que estos centros educativos comercializan de forma directa con editoriales y consiguen precios más competitivos para las familias que les privan de ventas

Los libreros descontentos con los colegios concertados - Foto: Ana M. DÁ­ez

Nuevas discrepancias entre el Gremio de Libreros de Valladolid y los colegios de la ciudad, en este caso los centros privados. El presidente los comerciantes en Valladolid, Miguel Ángel Hernández, destacó que este tipo de colegios están llevando a cabo una «competencia desleal» hacia sus establecimientos debido a que comercializan de forma directa con las editoriales. Esta circunstancia ocasiona que los precios, tanto del material escolar como de los libros, sean incluso más económicos que en los grandes establecimientos y en las pequeñas tiendas de barrio. «Es un punto más de venta y nos hace mucha competencia».
Esta circunstancia hace que las ventas de libros de texto se vean mermadas. «Es una competencia desleal porque contactan directamente con las editoriales», recalca el presidente. Esta circunstancia se suma también al hecho denunciado ya el pasado año por el gremio por la actividad que llevan a cabo las Agrupaciones de Padres y Madres de Alumnos (Ampas) de comercializar también material escolar, algo que el colectivo de libreros consideraba completamente ilegal. Es más, anunciaron con denunciarlo ante los tribunales. 
Este año, el presidente reconoce que no se trata de una práctica nada habitual y que solo conocen algunos casos que se puedan registrar en colegios ubicados en el medio rural. «Es algo que no se da de forma generalizada. Si lo hay será en algún centro de la provincia, pero las Ampas no comercializan libros». Manifiesta que las asociaciones de padres, como cualquier otro centro, necesita aportar las facturas dentro del Plan Releo de la Junta de Castilla y León. «No pueden hacerlo». 
Eso sí, Hernández indicó que tienen un pequeño problema con las Ampas, ya que algunas sí comercializan la agenda escolar entre los padres de los alumnos que se hacen socios a un precio normal. «Muchos padres y madres compran la agenda en el colegio y también son ventas que perdemos». 
A pesar de estas circunstancia, los libreros de Valladolid están viviendo mejor verano que el pasado en referencia a las ventas que se están llevando a cabo. «Estamos un poco por encima de hace un año». Hernández apuntó que la calidad en el trato al cliente por parte de los pequeños establecimientos está haciendo que comiencen a ganarle «la batalla» a las grandes superficies.  «La gente de toda la vida está siendo muy fiel y eso nos está permitiendo ganar la partida». El presidente destacó que su tienda las ventas estaban yendo por encima de otros años y esa también parece ser la tónica general en el resto del sector. 
El máximo responsable del colectivo de libreros indicó que la mayor parte de las adquisiciones de los libros se realizan durante los meses de junio y julio, ya que las familias se han vuelto cada vez más previsoras y las reservas comienzan cada vez antes. «Incluso algunas familias lo hacen incluso antes de que termine mayo, aunque la mayoría lo hace entre junio y julio». No obstante, el presidente de los libreros destaca que una vez que pase este fin de semana, donde muchas familias están de vacaciones, llegará «el último empujón» en referencia  las peticiones de libros. Se trata de las familias más retrasadas que dejan las peticiones para última hora. «Más o menos ahora están el 90 por ciento de los libros reservados, pero todavía un 10 por ciento se deja para última hora, incluso para los últimos días». Por eso, esperan que incluso las ventas mejoren durante las próximas semanas y las familias continúen apostando por los pequeños establecimientos. 
Por su parte, El Corte Inglés ha mantenido una elevada cota de mercado en las ventas de libros, aunque similar a la que ya alcanzó el año pasado. El director de Comunicación, José Antonio Lobato, destacó que las reservas de libros comienzan normalmente desde primeros de julio, aunque también hay clientes que lo dejan para última hora o incluso una vez que ha comenzado el curso. «Aunque son los menos». El Corte Inglés ofrece también los uniformes, tanto ordinarios como deportivos. «Los precios con muy competitivos». El perfil de los clientes que llegan al establecimiento son de los más variado y cuentan con ventajas en la financiación.