España se atraganta con Italia y repite plata en Gwangju

Europa Press
-

Al igual que el equipo femenino, los chicos de David Martín terminan subcampeones del mundo al perder 5-10 contra los 'azzurris'

España se atraganta con Italia y repite plata en Gwangju - Foto: Twitter @RFEN_directo

La selección española masculina ha conquistado este sábado la medalla de plata en el Campeonato del Mundo de waterpolo, que se está celebrando en Gwangju (Corea del Sur), después de perder por un amplio 5-10 ante Italia en una final donde solo ha habido igualdad en los primeros instantes. 
Los pupilos de David Martín cosecharon así su segunda derrota del torneo, tras la encajada frente a Hungría (11-13) en la fase de grupos, y España repitió el segundo lugar que en el año 2009 había obtenido en su anterior final. Mientras tanto, el combinado italiano añadió con este triunfo el cuarto oro mundialista a su palmarés. 
Dos tantos de Felipe Perrone mantuvieron el ritmo para el equipo rojigualdo en el primer cuarto, que acabó empatado (2-2) y que incluso vio un atisbo de sonrisa para los de David Martín con un penalti señalado a favor justo antes de la primera pausa. Sin embargo, Alberto Barroso falló esa pena máxima e involuntariamente espoleó a sus adversarios. 
Todos los goles habían llegado en situación de superioridad numérica, con el 50 por ciento de acierto por parte española y el 100 por ciento por el bando italiano. Y en esa estadística se atascó España, que malgastó muchas ocasiones con un hombre de más en el segundo cuarto, empezado con un parcial de 0-3 tras los goles de Pietro Figlioli, Vincenzo Dolce y Vincenzo Renzuto. 
Aunque Alberto Munárriz recortó distancias al borde del intermedio, las buenas sensaciones del pitido inaugural se habían convertido en todo lo opuesto en solo ocho minutos. Matteo Aicardi, de nuevo Vincenzo Dolce y Francesco di Fulvio terminaron de abrochar la victoria para Italia, firmando sus respectivos goles como expresión de un juego muy fluido en ataque. España no hallaba el modo de frenar las rápidas combinaciones de lado a lado que protagonizaban sus rivales. La rojigualda encadenó otra final de sabor amargo a la ya perdida en 2018 contra Serbia en el Campeonato de Europa.