La Policía usó capturas de Twitter como 'pruebas'

M.B
-
Borja. - Foto: LALIGA

En la parte del sumario que hace referencia al caso Borja se han añadido varios mensajes en la red social del encuentro Real Valladolid-Valencia para "poner de relive que el resultado llamó la atención de varios medios de comunicación deportiva"

La Policía Judicial uso mensajes y capturas de la red social Twitter como 'pruebas', incorporándolas al caso de la Operación Oikos en el que está imputado el futbolista del Real Valladolid Borja Fernández. Las mismas pondrían de "relieve que el resultado del partido y la manera de jugar de los jugadores del RVCF (Real Valladolid) no sólo llamó la atención de los investigadores, sino también de varios medios de comunicación deportiva, los cuales se hicieron eco de ello". Todo en el marco del supuesto amaño del Real Valladolid-Valencia.

"Sergio no da crédito en el banquillo. Dos errores monumentales. Están salvados, pero no deberían dar esta imagen", reza uno de esos mensajes. "... el conjunto castellano entregó en mano los tres puntos a los valencianos en sendos errores groseros en la salida del balón", se recoge en otro.

En la investigación a Borja, no hay ni una sola llamada interceptada al futbolista en la que se haga referencia al posible amaño. Todas las conversaciones son del resto de implicados -cabe recordar que se ha levantado parcialmente el sumario de actuaciones-. El futbolista gallego solo aparece en la investigación en una conversación con Raúl Bravo:

Raúl Bravo: ¿A qué hora entrenas?

Borja: ¿Qué?

Raúl Bravo: ¿A qué hora entrenas?

Borja: A las cinco.

Raúl Bravo: Pues ¿ tomamos un café a las tres?

Borja: Venga vale.

Raúl Bravo: Vale pues mándame una ubicación o algo.

Borja: ¿Dónde estás? Raúl Bravo: Yo terminando casi, mándame una ubicación o algo. O dos y media, cuando quieras, me da igual.

Borja: Eh, cuando tú quieras, yo voy a comer ahora, porque entreno a las cinco.

Raúl Bravo: Vale pues ¿Cómo se llamaba el sitio ese que estuvimos la otra vez ahí en el río era?

Borja: No pero te digo aquí al lado de mi casa (ininteligible) y tal.

Raúl Bravo: Vale pues dime.

Borja: Venga, vale, hasta ahora Raúl Bravo: Venga vale chao, chao.

Se despiden.

Sigue el viaje a Valladolid.

Hace una búsqueda para que le guíe al Restaurante Corinto en Valladolid

Borja y Raúl Bravo se ven en Corinto, aunque los funcionarios policiales que siguen a Bravo hasta la ciudad de Valladolid "pierden de vista al objetivo". En el sumario se recoge que el mismo Bravo habría regresado a Madrid a las 15.50 horas, cuando varios periodistas de Valladolid ya han advertido públicamente que se le vio en el entrenamiento de esa tarde en los Anexos, donde estuvo, además, hablando con otros excompañeros.

A pesar de todo ello, el nombre de Borja se vincula a esa supuesta trama de amaños de partidos. De hecho, se interviene su teléfono y se solicita que se autorice la colocación de dispositivos de geolocalización GPS en su vehículo y en el de su mujer.

También se recoge sendas conversaciones del futbolista del Real Valladolid con su hija y con un tal Carlos que, aunque no se recoge, es el consejero delegado del club, Carlos Suárez, en la que se habla de una reunión en casa de Keko. "Esta llamada cobra un gran interés para los investigadores debido a varias conversaciones que mantiene Carlos Aranda con diferentes personas. En ellas, Carlos Aranda afirma que varios jugadores de Real Valladolid Club de Fútbol, están al tanto del amaño, concretamente Carlos dice “había siete jugadores comprados, nada más”, recoge el sumario.

A pesar de que en las conversaciones nunca se recoge que esos siete futbolistas sean del Real Valladolid -"que sólo había tres jugadores que no, no, que había siete jugadores comprados, nada más", sí se refleja sin saber con exactitud del partido del que hablan; y "yo no sé para qué Raúl me metió en la cabeza al Getafe, me hizo hablar con gente del Getafe y me cago en los muertos, que me dijeron ahí siete sólo. Y yo sabía que esos siete, de siete había tres en el campo, te lo garantizo", también se lee-, en las investigaciones policiales se saca la conclusión de que "había siete futbolistas del equipo vallisoletano al tanto del amaño".