El regreso de las cirugías reactiva la necesidad de sangre

M.B
-

El Centro de Hemoterapia y Hemodonación de Castilla y León se prepara para un aumento de las necesidades con el reinicio de las cirugías en los hospitales: «Ahora hay stock pero no hay que descuidarse»

Donar sangre, más necesario que nunca

«¡Te necesitamos! Urgen las donaciones de todos los grupos, y en especial de A+, A- y O-». Este mensaje en las redes sociales del Centro de Hemoterapia y Hemodonación de Castilla y León (ChemCyL) de la semana pasada hizo saltar ciertas alarmas. Hasta el punto de que la consejera de Sanidad, Verónica Casado, se unió, en una de sus ruedas de prensa diarias, a la petición. «Afortunadamente, todos estos llamamientos de los últimos días ha tenido su efecto y el stock está mejor», aclara ya esta semana la directora del Centro, Lydia Blanco. Un Centro que se prepara para un aumento de las necesidades con la vuelta a la ‘normalidad’: «Con el reinicio de las cirugías han aumentado las peticiones de los hospitales».
La crisis por la Covid-19 también ha tenido su reflejo en las donaciones de sangre, indispensables en cualquier época del año. A pesar de que se asegura que «la gente no tiene miedo a donar» y, de hecho, incluso se están captando nuevos donantes, la realidad es que en Castilla y León pasó de tener una necesidad de 450 donaciones al día a unas 200-250 en el último mes y medio, empezando ya a alcanzar desde la semana pasada el nivel de necesidad en situación normal.
Hay varias razones que explican esta disminución. A la más obvia del confinamiento, se une que el ChemCyL tuvo que adaptarse a las nuevas circunstancias, ya que la mayoría de sus puntos de donación se encuentran en centros hospitalarios y las colectas se realizaban, fundamentalmente en esta época, en empresas y universidades. Los     primeros han estado colapsados y las segundas, cerradas. «Un poco antes, sacamos los puntos de donación de los centros sanitarios, solicitando algunos locales para trasladar camillas, etc. Así tenemos puntos de donación fijos en cada provincia fuera de nuestros sitios normales», señala Blanco. En Valladolid sí se ha mantenido el local del Centro en el paseo de Filipinos, de lunes a sábado de 9.00 a 21.00 horas, y habilitando la biblioteca como sala accesoria para ayudar al distanciamiento social.
Otra razón de esa disminución es la desaparición de los autobuses de donación, que recorrían diferentes puntos: «Habilitarlas será el siguiente paso».
Lo que sí se ha empezado a reanudar son las colectas en diferentes localidades –esta última semana en Íscar, Peñafiel y Tordesillas–, lo que ha permitido ese aumento del stock.
Pero las necesidades han seguido existiendo y desde el Centro prevén que aumentarán con la vuelta a la normalidad de las cirugías: «Ahora necesitaremos unas 350-400 donaciones por día». Por eso mantienen el llamamiento a sus donantes y a los nuevos: «Están empezando a pedir más sangre en los hospitales y ahora, al haber menos puntos, estamos haciendo una mayor esfuerzo para convocar coordinadamente a los donantes. Deben entender que la citación es necesaria. Y si se envía un SMS es realmente importante que acuda».
¿Es seguro donar? «Nuestros lugares de donación son sitios seguros. Al donante se le toma la temperatura al llegar, hay lavado de manos, se tienen todas las medidas de limpieza previstas, se desinfecta cualquier material que se haya tocado...», responde con rotundidad Lydia Blanco. De hecho, se ha habilitado una aplicación en la web del Centro para que los donantes se apunten y desde el ChemCyL se les avise del día y la hora por SMS, «según las necesidades». «Se les pide que acudan, intentando que sea de manera ordenada y sin grandes aglomeraciones», añade.