El Pucela, preparado para la vuelta

M.B
-

Los jugadores comenzarán a entrenarse de forma individual la próxima semana a expensas de pasar los test. LaLiga quiere volver a mediados de junio

Imagen del último entrenamiento del Real Valladolid antes del estado de alarma. - Foto: realvalladolid.es

El Valladolid, como el resto de clubes de Primera y Segunda, ya está preparado para el regreso al trabajo esta próxima semana, de forma escalonada y con varias fases –como marca el protocolo enviado por LaLiga hace quince días–. Después del anuncio del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de que este lunes, 4 de mayo, arrancarían los entrenamientos individuales de deportistas profesionales y federados, y el entrenamiento básico de ligas profesionales; y del comunicado del CSD donde señalaba que el Ministerio de Sanidad validaba el protocolo sanitario para el retorno a esos entrenamientos, los clubes se han puesto a trabajar en todas las variables.
La primera parece que será que antes de comenzar los entrenamientos en las instalaciones de los clubes, en este caso Anexos y José Zorrilla, los jugadores deberán ser sometidos a los pertinentes test (PCR y serólogico), que realizará un laboratorio contratado por LaLiga que, además, tendrá un representante o delegado en cada club de fútbol para supervisar toda la información y tratar de solucionar dudas.
Las pruebas en principio se harán entre el lunes o martes y el jueves, estando los resultados disponibles en 48 horas. Aunque el CSD señaló este jueves –fecha del cierre de esta edición– que se podrán efectuar «conforme a lo previsto en la orden ministerial SND/344/2020 de 13 de abril dictada por el Ministerio de Sanidad» durante la Fase 0 de la desescalad. Dicha orden señala que «las pruebas diagnósticas para la detección de la COVID-19 deberán ser prescritas por un facultativo de acuerdo con las directrices, instrucciones y criterios acordados al efecto por la autoridad sanitaria competente».
Por ello, pese a que en Valladolid se está preparado para hacer esos test el mismo lunes, esos entrenamientos en las instalaciones del club blanquivioleta no arrancarán, a priori, hasta finales de la semana y en función de esos test.
El protocolo de ese regreso al trabajo –aunque los futbolistas ya hayan comenzado a salir a correr al aire libre este mismo fin de semana– marca que cada jugador tiene que llegar a las instalaciones deportivas solo y en su vehículo (si no tuviese, el club le debería facilitar ese traslado, siempre con el mismo conductor), cambiado ya con la ropa de entrenamiento. 
A los campos accederán con guantes y mascarilla, y una vez allí realizarán su trabajo de forma individual, aunque en el mismo césped podrían llegar a coincidir hasta seis futbolistas a la vez (doce como máximo en las instalaciones). Al abandonar el campo, recibirán ropa para la siguiente jornada.
El protocolo enviado por LaLiga, y que coincide en muchos casos con lo expuesto por el presidente del Gobierno, permitiría entrenamientos grupales, hasta un máximo de ocho jugadores, en un siguiente paso, aún si fecha, pese a que en la denominada ‘Fase 2’ por Pedro Sánchez (no antes del 25 de mayo) se permitirá el entrenamiento total en ligas profesionales y se contempla la reapertura de campeonatos profesionales mediante partidos a puerta cerrada o con limitación de aforo, que pueden ser retransmitidos.
De esta forma, esta semana comenzarían esos entrenamientos individuales, en una segunda fase los grupales, hasta un máximo de ocho personas; para acabar con los colectivos. Se hablaba de unas cuatro o cinco semanas de preparación antes del regreso de la competición, que Javier Tebas, el presidente de LaLiga, ya ponía fecha: «Espero, a mitad de junio, hay tiempo, no hay que correr, que en el mes de junio podemos empezar la competición. Tenemos plazo hasta el 28 de junio. Tenemos ganas de empezar a entrenar, vamos a ver la fecha exacta que comenzamos a entrenar. Pero ya veo terminar la competición, que es muy importante». A lo que añadía, justo un par de días antes de que la Bundesliga alemana empezase a hacer los test a sus jugadores, que «en otros países, los equipos ya están entrenando, ese es el ejemplo a seguir. En España, el fútbol es un importante motor económico que necesitamos para reaccionar como muchos otros. Continuamos enfocándonos en esta reactivación, de manera responsable y siguiendo las recomendaciones de salud, tan pronto como sea posible».
Segunda B y Tercera.

Mientras sigue sin saberse qué ocurrirá con el resto de competiciones para las que el presidente de la Federación Española, Luis Rubiales, planteó hace unas semanas un mecanismo exprés para darlas por finalizadas. En este caso, los ascensos se decidirían en una eliminatoria a partido único, no habría descensos y se podría aumentar el número de clubes por grupo.