'Un verano de utopías' en el Museo de Escultura

D.V.
-

Proyecciones, charlas, música, visitas guiadas y exposiciones temporales prorrogadas conforman el grueso de las actividades del programa de verano del centro

‘Un verano de utopías’ en el Museo de Escultura

El Museo Nacional de Escultura, con sede en Valladolid, aglutina dentro del programa ‘Un verano de utopías’ sus propuestas estivales, con una programación que incluye proyecciones, charlas, música y visitas guiadas a las exposiciones temporales que se han prorrogado, con el objetivo de “hacer memoria sobre otros tiempos históricos en que, al igual que ahora, el ambiente se llenó de profecías sobre el futuro, modelos utópicos, visiones apocalípticas, mundos felices y proyectos de redención para toda la Humanidad”, en los cuales “las artes fueron grandes aliadas para expresar estos extremos”.

El verano, apuntan desde el centro en un comunicado recogido por Ical, será “un momento de reencuentro con el arte de la escultura”. En ese sentido, confirman que han decidido dar “una segunda vida” a exposiciones temporales como la exitosa ‘Almacén’, que reabrirá sus puertas la próxima semana, el 1 de julio, y se reencontrará con el público hasta el 25 de octubre, ofreciéndole una “babilonia de imágenes” con obras nunca exhibidas y custodiadas en el almacén del museo que hasta ahora eran invisibles para el visitante.

Del mismo modo, del 1 de julio al el 27 de septiembre de 2020 reabrirá en la Casa Sol ‘Miró. La musa blanca’, que reúne una treintena de yesos elaborados por el artista catalán durante una temporada de retiro y concentración en la masía familiar de Montroig (Tarragona) tras la segunda guerra mundial. 

La instalación ‘El reverso de los monumentos y la agonía de las lenguas’, de Eva Lootz, prolongará su estancia en la Sala 6 del Colegio de San Gregorio hasta el 5 de octubre, y en el Rincón Rojo, junto a la Sala 14, se mostrarán desde el 3 de julio con el lema ‘El museo infinito. Nuevas miradas’ cinco obras últimamente incorporadas a su colección, que afianzan la labor fundamental del centro; la protección del patrimonio cultural de todos los ciudadanos complementada con su puesta en valor al servicio de la comunidad.

 

GESTO DE GRATITUD

Además, el Museo ha querido tener “un pequeño gesto de gratitud” hacia los ‘trabajadores esenciales’ (personal de museos, cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, sanitarios, limpieza) que han cuidado de nuestro bienestar esta primavera, ofreciéndoles una invitación a una visita exclusiva y gratuita junto a sus familias o amigos, guiada por conservadores y expertos. Estas ‘Visitas esenciales’ tendrán lugar los jueves 2 y 9 de junio a las 18 horas, y los martes 7 y 14 de junio, a las 11 horas, previa cita.

Con el lema ‘Arte para un mundo ideal’, todos los miércoles, jueves y viernes, al mediodía, los conservadores del museo ofrecerán visitas comentadas de quince minutos de duración brindando su personal interpretación de una obra de arte, a la luz de esa lectura utópica que conduce este verano.

Y el Patio del Colegio de San Gregorio acogerá tres conciertos nocturnos, los días 17 (Cuarteto Ribera), 21 (la chelo Amarilis Dueñas) y 23 de julio (la soprano Laura Sabatel), a partir de las 22.00 horas y con un coste de 10 euros cada entrada, recalcando el valor de la música clásica que permite volar más allá de las fronteras de nuestras vidas y nos recompensa con el sentimiento de vivir una realidad excepcional. 

El sábado 18 de julio el Museo también acogerá un taller de DJ con el lema ‘Paisajes sonoros’, y todos los viernes de julio, a las 11.30 y a las 18.39 horas, se exhibirá con acceso gratuito en la Casa Sol el documental ‘Moró, pintor’ (1980), de la cineasta Sarah Maldoror, recientemente fallecida a causa del coronavirus.