Pingüinos roza los 34.000 inscritos

D.V.
-

El alcalde de Valladolid asegura que la concentración se ha convertido en la 'Meca del motociclismo' y asegura que el objetivo es seguir avanzando y mejorando las instalaciones

Pingüinos roza los 34.000 inscritos

GALERÍA

Última jornada y despedida de Pingüinos 2020

Se cumplieron las previsiones y la XXXVII edición de Pingüinos superó las 30.000 inscripciones. En concreto, según ha confirmado la organización se han registrado 33.922. Una cifra que pronostica que el objetivo de los 40.000 que se ha marcado tanto Turismo, organizador del evento, como el Ayuntamiento de Valladolid está cada vez más cerca. Esto supone un incremento del 11,3 por ciento con relación a los 30.471 inscritos del pasado año, que hasta ahora había sido la cifra más alta en la historia de la concentración vallisoletana.

Tanto el secretario de Turismoto, club organizador de Pingüinos, José Manuel Navas, como el alcalde, Óscar Puente, pusieron en valor este nuevo récord, pero a la vez resaltaron que lo importante es seguir creciendo y consolidando una concentración que, en palabras del regidor, se ha convertido en la “Meca del motociclismo” internacional, “en un lugar que, por lo menos una vez en la vida, hay que visitar”.

Puente también felicitó a Turismoto por su “esfuerzo titánico” y recalcó que el Ayuntamiento continuará apoyando la concentración, introduciendo novedades y mejorando las instalaciones de la Antigua Hípica Militar para que todos los participantes se sientan más cómodos. En esta edición se ha ampliado la carpa situada en la explanada principal para poder acoger a mil personas más y permitir a los aficionados a las motos una mayor zona protegida ante las condiciones climatológicas adversas.

Navas, que felicitó a los dos galardonados en esta edición con los ‘Pinguinos de Oro’, el piloto de Moto GP Álex Ring y la Fundación Mapfre, destacó que ha sido una edición “auténtica”, con temperaturas que durante la madrugada alcanzaron los siete grados bajo en cero en la zona de acampada y en la que se han superado las previsiones más optimistas, a la vez que anunció que el reto es seguir creciendo para poder alcanzar en la edición cuarenta de la concentración, los 40.000 participantes.

Por su parte, Puente aseguró que se trata de una concentración que no tiene techo y que hay que cuidar mucho, “ya que el futuro de Pingüinos está vinculado al futuro de Valladolid”. Además, reivindicó el espíritu de la concentración y afirmó que además de motos, en “Pingüinos se concentra el espíritu y los valores del motero: la camaradería, la solidaridad la amistad y la ganas de disfrutar la vida, por lo que tenemos una razón más para cuidar esta concentración”.

Mientras tanto, el director de Prevención y Seguridad Vial de la Fundación Mapfre, Jesús Monclús, además de agradecer el reconocimiento y de recordar los 25 años de trabajo de la entidad en favor de la seguridad vial, calificó de “inasumible” las cifras de siniestralidad de las carreteras españolas. Monclús recordó que cada día fallece en España un motociclista y siete resultan hospitalizados debido a accidentes de tráfico.

A su vez, también explicó que en 2014 la Fundación Mapfre puso en marcha la campaña ‘Objetivo cero’, iniciativa que ahora está presente en 25 países para “lograr que ninguna persona pierda su vida disfrutando de la motocicleta”, se mostró esperanzado de que en los próximo años un cambio de tendencia, “ya que estamos ante accidentes que se pueden prevenir”. En este sentido, recordó que aunque las carreteras españolas presentan un de los niveles de siniestralidad más bajos del conjunto de Europa, todavía hay un gran margen de mejora, dado que en países como Noruega la tasa de fallecidos por cada millón de habitantes es la mitad que en España.

Por su parte, Álex Ring agradeció el premio y reconoció que es un orgullo pertenecer a la “gran familia de Pingüinos”.

 

En el balance de la concentración destaca un año más el desfile de banderas, en el que miles de aficionados a las motos desafiaron al frío e inundaron las calles del centro de la capital con los rugidos de sus vehículos. Es uno de los actos más destacados de la programación, con un recorrido que parte desde la campa de la antigua Hípica Militar para llegar a la Acera de Recoletos, donde miles de vallisoletanos disfrutaron de las exhibiciones de los motores sobre dos ruedas.

En esta edición también se han vivido momentos muy emotivos como el desfile de antorchas celebrado ayer. Unos 300 motoristas iluminaron la noche de Valladolid en el tradicional desfile con el que Pingüinos homenajea a los 'moteros' fallecidos. 

 

CONTAMINACIÓN

Un protagonista imprevisto en esta edición ha sido la contaminación. Pingüinos arrancó con situación 1 por contaminación y con la petición por parte de 19 colectivos de conseguir una concentración «neutra» de emisiones.