El estadio José Zorrilla ya no tiene césped

M. Belver
-
El lunes 3 comenzaron las obras de levantado del césped. - Foto: D.V.

A falta aún de la licencia municipal para eliminar el foso, se ha levantado el tapete y bajado el nivel. En los exteriores también se está procediendo a servicios de mantenimiento

El Real Valladolid ha comenzado esta semana las obras para cambiar el césped del estadio José Zorrilla y bajar el nivel del mismo, como paso previo al inicio de la eliminación del foso, que está previsto que arranque la próxima semana, en cuanto la Junta de Gobierno del Ayuntamiento tenga encima de la mesa el proyecto del club para poder darle la licencia municipal.
La semana arrancaba el lunes con la entrada de las excavadoras en el estadio y el proceso de sustitución del césped -como se aprecia en la imagen que acompaña a esta información, ya no hay tapete-. A su vez se iba a comenzar a bajar el nivel del campo unos 80 centímetros. Estos dos pasos no necesitaban de licencia municipal y el club decidió acometerlos cuanto antes.
Lo que sí necesita licencia es la gran obra de eliminación del foso. Y ésta tendrá que esperar una semana más porque «problemas burocráticos» impidieron al Real Valladolid presentar antes del miércoles por la mañana el proyecto exigido desde la Concejalía de Urbanismo. En el Real Valladolid se confiaba en que todo estuviese listo para la próxima reunión de Junta de Gobierno -el miércoles 12 de junio-y se asegura que este pequeño retraso «no afectará al tiempo previsto para la finalización de las obras». 
El concejal de Urbanismo, Infraestructuras y Viviendas, Manuel Saravia, se había referido la semana anterior al tema, reconociendo que el club ya había solicitado la licencia en su momento pero que contenía defectos en la documentación, al ser «más un borrador» porque faltaban firmas o el visado colegial entre otros requisitos, como recogió Europa Pess. «Formalmente no se podía admitir», explicó entonces. Pese a todo, matizó entonces que «no son problemas de fondo», por lo que la aprobación, vía Junta de Gobierno, iba a ser «rápida».
La eliminación del foso permitirá al estadio José Zorrilla ganar alrededor de 1.800 localidades, algo que, además, le posibilitará aumentar la masa social que, en esta última temporada alcanzó los 20.000 abonados, cifra que se espera superar al haber ya más de 4.000 solicitudes de nueva alta. 
Además, el estadio está también de obras en el exterior, en este caso de mantenimiento y seguridad.