Borja vuelve a hacer 'vida normal' en su Valladolid

M.B.
-

El pasado fin de semana se le pudo ver paseando por algunas de las calles de la ciudad, tomando un aperitivo con sus amigos y tratando de recuperar un ritmo de vida alterado por su supuesta implicación en un caso de amaño de partidos

Borja vuelve a hacer ‘vida normal’ en su Valladolid

Borja Fernández sigue en su Valladolid, en la ciudad que pensaba y, de momento, piensa vivir tras anunciar a mediados de mayo su retirada del fútbol profesional, jugar ese último encuentro ante el Valencia y vivir una detención con 72 horas de arresto y una libertad con cargos y medidas cautelares. El centrocampista gallego mantiene la tranquilidad y la cautela -de hecho no ha realizado ninguna declaración pública salvo la que recogieron en Gol el mismo día de su puesta en libertad entrando en su domicilio-. Ese día, el pasado jueves, 30 de mayo, señaló: «Estoy tranquilo dentro de lo que puedo estar». Desde entonces, Borja ha tratado de hacer la misma vida que hubiese hecho a partir de aquel 18 de mayo, quedando con sus amigos de siempre, acudiendo a los bares que suele frecuentar en el centro de la ciudad y rodeándose de su círculo más cercano, familiares incluidos.
Borja decidió venir a Valladolid tras abandonar el Palacio de Justicia de Huesca, donde prestó declaración ante el juez que lleva el caso, ese jueves cuando pudo irse a Orense, a su tierra natal. Pero prefirió la normalidad porque desde el primer momento ha asegurado que no tiene nada que ocultar. 
El pasado fin de semana se le pudo ver paseando por algunas de las calles de la ciudad, tomando un aperitivo con sus amigos y tratando de recuperar un ritmo de vida alterado por su supuesta implicación en un caso de amaño de partidos -con el foco puesto en ese Valencia-Real Valladolid de su despedida-.