La foto de Valladolid

A.G.M.
-

Los diez lugares del videdecano del Colegio de Abogados

La foto de Valladolid

1.Colegio San José (Pza. Santa Cruz). El paseo sentimental de Javier Martín García arranca en su colegio, el San José, donde disfrutó «los 12 años más importantes del desarrollo de la personalidad». «Con el tiempo he sabido apreciar no solo la calidad en la enseñanza, sino sobre todo el gran trabajo de educación en valores que hacen los Jesuitas y el mejor complemento a la educación que recibí de mis padres», confiesa este letrado, vicedecano del Colegio de Abogados de Valladolid, donde es, además, el presidente de la Comisión del Turno de Oficio, que celebra el Día de la Justicia Gratuita. 
2.Colegio de Abogados (calle Torrecilla). «Si en el Colegio San José pasé 12 años de mi vida, en el de Abogados he pasado ya casi otros 24, lo que da idea de lo fundamental que ambos colegios han sido, son y serán en mi vida. Porque el de Abogados no es solo un centro administrativo de gestión profesional, sino sobre todo, y por encima de su función institucional, este es un Colegio de personas, en el que se da siempre prioridad a las relaciones humanas y a los problemas personales», dice, antes de tener un recuerdo por el fallecimiento de la «queridísima Blanca Montes».
3.Campos de Pepe Rojo. Javier Martín confiesa que «es difícil encontrar mejor forma de pasar un domingo por la mañana» que en los campos de Pepe Rojo, donde «no solo se disfruta del mejor rugby nacional, sino de un gran ambiente deportivo durante el tercer tiempo, compartiendo una cerveza y un ‘milhojas de panceta’ con amigos en un ejemplo de sana rivalidad, de deporte en estado puro, del que uno siempre quiere que salga victorioso el Chami».
4.Estadio José Zorrilla. «En el ‘estadio de la pulmonía’, que cada vez lo es menos, he disfrutado tres grandes momentos deportivos: 30 de junio de 1984, el Pucela gana la Copa de la Liga; 29 de octubre de 1986, la selección española Sub-21 gana su primer Europeo al derrotar en la tanda de penaltis a Italia, bajo la magistral batuta del vallisoletano Eusebio Sacristán; 17 de abril de 2016 se disputa en Zorrilla la final de la Copa del Rey de Rugby, con la presencia del Rey, con un estadio lleno hasta la bandera y con un gran ambiente, y ganando el Chami».
5.Academia de Caballería. «La extraordinaria belleza plástica de este edificio, más propia de un cuento de fantasía, oculta muchas veces su magnífica ubicación, en la confluencia de las cuatro arterias más importantes de Valladolid y  con el pulmón de la ciudad».
6.Bodega Las Mercedes (calle Las Mercedes). El paseo sigue por este «pequeño bar» de la calle Las Mercedes, «siempre abarrotado» y que «sirve de punto de encuentro de amigos, y en el que se puede disfrutar aún de la compañía, ahora como un cliente especial, de su fundador, Antonio, ya jubilado, así como de la magnífica cocina casera de Modes, su mujer». Las recomendaciones de este letrado incluyen «su magro con tomate, su jeta, sus san jacobos de calabacín, su tortilla, sus torreznos, su ensaladilla rusa, sus champiñones rellenos de jamón, su queso con membrillo...» y, apostilla, «además de la cocina, destaca el trato de quienes ahora lo regentan, Toño y Diego, los hijos de Antonio y Modes».
7.Catedral. Y la ruta llega hasta el enclave en el que Javier Martín inmortaliza sus Diez Lugares, muy cerca de una catedral que «no es una de las más bonitas de España, pero sí lo es unida a su entorno, con la concurrida Cascajares frente a su entrada, una vía en la que destacan tiendas gourmet, y restaurantes y bares, entre los que él destaca la Cárcava (con sus excelentes tostas grtinadas y la siempre amable atención de Juanjo)», detalla. En esa foto de Valladolid, «detrás de la Catedral, la plaza de la Universidad con La Central (punto de reunión de los ‘chamizos’) y la Facultad de Derecho, conforman un espacio de juventud y de buen ambiente», en el que, Martín pasó gran parte de unos «años básicos» tanto para su «formación profesional» como para la «personal».
8.Calle Enrique IV. «Mi infancia y juventud, hasta que me casé y formé un nuevo hogar, transcurrió en casa de mis padres, en Enrique IV, a la que he visto evolucionar desde un oscuro callejón sin apenas vida hasta una luminosa y concurrida calle, en la que destaca en su esquina con Santuario el café-bar Julepe, en el que finalizamos las celebraciones familiares y disfrutamos este año la victoria del Valencia en la final de la Copa del Rey».
9.Mojados. El paseo viaja por un momento hasta Mojados, el pueblo de sus abuelos y donde él ha pasado fines de semana, veranos y navidades y donde encontró a su mujer: «El amor de mi vida», dice.
10.Calle de la Abogacía del Turno de Oficio. Y la ruta de Martín acaba, como no, en la calle de la Abogacía del Turno de Oficio, «aunque no sea una de las calles más bonitas de Valladolid, (ya que ni siquiera es calle, sino más bien un callejón sin salida, a modo de alegoría de la situación del turno de oficio), su existencia constituye un logro y un reconocimiento a esta labor» y que, cosas del «destino», fue situada en un punto por el que presidente del Turno de Oficio de esta ciudad, «pasaba y pasa» todas las mañanas cuando sale a correr por Valladolid.