La tormenta perfecta que encumbró a Jupol

A.G.M.
-
La tormenta perfecta que encumbró a Jupol - Foto: Jonathan Tajes

Jupol consigue el apoyo de la mitad de los policías de la Comisaría de Valladolid bajo la promesa de una «equiparación real de salarios» y «otra forma» de defender sus derechos, mientras son tildados de «populistas» por los sindicatos tradicionales

Hace poco más de un año, Jupol -el sindicato policial surgido del movimiento Jusapol (Justicia Salarial para la Policía)- echaba a andar en Valladolid con la bandera de la equiparación salarial «real» y de «otra forma» de hacer sindicalismo. «Cuando entremos en el Consejo de la Policía, lo que no habrá serán liberaciones totales, gente que ni pisa por la comisaría», defendía por entonces el secretario provincial de Justicia Policial (Jupol), Víctor González, en un entrevista en El Día de Valladolid en la que tildaba de «vergonzoso» que un policía se jubilase «con mil euros menos que un ‘mosso’». Aquello era su carta de presentación, hoy ya están en el Consejo de la Policía con ocho de los catorce representantes y se han convertido en la fuerza sindical más votada en esta provincia, tras obtener el 53% de los votos en las elecciones sindicales de hace un par de semanas, y sus ‘rivales’ de las demás organizaciones sindicales les recuerdan que toca «cumplir con las promesas».
«Los resultados son abrumadores. Los compañeros han despertado y ya no se creen los mantra de los sindicatos ‘tradicionales’ de que la equiparación es imposible y una utopía. Vamos a demostrar que se puede hacer sindicalismo policial sin liberaciones totales, no puede ser que haya gente que lleve veinte años sin ponerse el uniforme», sigue defendiendo Víctor González, ya con el respaldo de 339 de los 638 policías que votaron en Valladolid. «Nuestro objetivo es la equiparación real de salarios y no vamos a parar hasta lograrla», advierte.

MOTIVOS

Pero qué ha llevado a los policías a sustentar este histórico vuelco. La ‘oposición’ tiene claro que se ha dado una ‘tormenta perfecta’, ya que «el lema de la equiparación es tan antiguo como la discriminación salarial que se produjo al crearse las policías autonómicas», tal como recuerda el secretario provincial de CEP (Confederación Española de Policía), Félix Ruiz, quien avisa a Jupol: «Ahora están en el Consejo de la Policía y, además, como fuerza mayoritaria, así que toca cumplir con lo prometido». Para él, Jusapol surgió en el momento idóneo, en medio de las «vejaciones» que tuvo que sufrir Guardia Civil y Policía a finales de 2017 en Cataluña. «Si ofreces unas mejoras salariales tan espectaculares, unido a la dejadez a la que hemos sido sometidos por los diferentes gobiernos y el trato salarial positivo dado a las policías autonómicas, y añades la búsqueda de los responsables de estos males, que para ellos son los sindicatos, más la utilización de los partidos políticos, te lleva a la situación de hartazgo no de los sindicatos, sino de todo», reflexiona Ruiz.
El secretario provincial de Jupol insiste en que su organización es «apolítica»: «Nos acusaban de ser el sindicato de Ciudadanos, luego decían que si fuimos creados por Podemos y ahora dicen que somos de ultraderecha...», lamenta Víctor González, quien recuerda que se han manifestado frente a las sedes del PP y del PSOE, y destaca que, más allá de esa tormenta perfecta, «el secreto del éxito de Jupol ha sido el trabajo pidiendo la equiparación».
«Se ha hablado de incrementar el sueldo, también a jubilados y a compañeros en segunda actividad, así como de cobrar horas extra y por la asistencia a juicios, y renunciar a las liberaciones sindicales que tanto han criticado... Prometer es fácil», reflexiona José Robles, el secretario provincial del Sindicato Unificado de Policía (SUP), organización que llevaba años siendo la mayoritaria. «Alguno se debía preguntar dónde estaríamos si no llega a ser por los sindicatos ‘tradicionales’. No sólo el dinero es importante, en estos años se han conseguido muchas cosas relativas a la seguridad», defiende Robles que tilda de «populista» el discurso de Jupol, porque, según dice, «se han limitado a criticar las acciones del resto de sindicatos».
Unas críticas a Jupol de las que se desmarca la UFP(Unión Federal de Policía), que se mantiene en el Consejo de la Policía, pese a que en Valladolid solo logró 17 votos en las tres escalas: «No hablamos de otros sindicatos, estamos centrados en ejercer la acción sindical», zanjan.
SPP GANA ENTRE LOS MANDOS

La única organización que fue capaz de ‘ganar’ a Jupol en alguna de las escalas fue el Sindicato Profesional de Policía (SPP), formado solo por mandos y que obtuvo 29 de los 85 votos de la escala ejecutiva (la de los inspectores), eso sí, solo cinco más que Jupol: «Se demuestra que persiste la confianza en nosotros, fruto de un trabajo serio, honesto y responsable», explica el portavoz de del SPP, Adolfo Medina, quien destaca la «hegemonía» de esta organización en las escalas de mando (también se impuso en la superior, la de comisarios), pese a la subida de Jupol, también entre los inspectores y los inspectores jefe: «La permanencia en el tiempo de Jupol dependerá exclusivamente de ellos, de su trabajo y responsabilidad».

La tormenta perfecta que encumbró a Jupol Jonathan Tajes
La tormenta perfecta que encumbró a Jupol - Foto: Jonathan Tajes