Enamorarse a cualquier edad

SPC
-

Cada vez hay más personas mayores de 65 años que deciden dar una nueva oportunidad al amor, en el que apuestan por la convivencia o, simplemente, por compartir tiempo y aficiones

Enamorarse a cualquier edad

El amor en la edad madura es una realidad. Quienes lo conocen aseguran que, pese a las creencias, se vive con mayor intensidad. Ya no es el deseo sexual lo único que les impulsa a encontrar pareja, sino disfrutar de una buena compañía. La soledad es uno de los mayores problemas de la denominada tercera edad y combatirla es buena para la salud
Carmen F. siempre ha sido una mujer independiente. No se ha casado porque no ha querido y no por falta de oportunidades. Tampoco ha tenido hijos y no se ha sentido menos completa por ello. Bien es cierto que nunca le ha interesado la vida en pareja, pero tampoco ha rechazado al amor cuando la situación merecía la pena.
Asegura que, con el paso del tiempo, una se vuelve más cómoda, exigente y menos tolerante. «No he tenido que aguantar nada antes, como para tener que hacerlo ahora y dar explicaciones», comenta.
Cuando hace un par de años conoció a Alberto, también soltero, no tenía ningún interés especial en él, pero al final la amistad se convirtió en algo más. Ambos pasan de los 60 y comparten aficiones como el cine y la literatura y las disfrutan juntos, pero no revueltos.
«Cada uno vivimos en nuestra casa. Únicamente queremos a alguien con quien compartir nuestro tiempo libre, pero manteniendo nuestra independencia elegida. Esa privacidad es lo mejor para las relaciones y valoramos sus ventajas, aunque mucha gente pensará que llevamos juntos toda la vida», puntualiza. Y es que, a estas edades, uno tiene claro lo que quiere, evita repetir errores de novato y no tener complejos o inseguridades propias de la inexperta juventud; por eso muchos optan por una relación en la que no existe la convivencia.


Las más vistas

Opinión

Caemos mal

Reconozcámoslo: decir que eres de Valladolid en León, en Burgos, Salamanca o Palencia suele ir acompañado de la respuesta: «¡Vaya! De Valladolid!»