Colón, el reloj más maltratado de la ciudad

Manuel Belver
-

La plaza Colón vuelve a lucir su esfera floral tras meses sin hacerlo y un intento de arranque hace unas semanas. El vandalismo ha sido el peor enemigo desde su instalación en 2015

Reloj floral de Colón. - Foto: Jonathan Tajes

Los relojes florales no son habituales en España. De hecho solo hay constancia de uno en La Coruña y otro en Tenerife. Pero en muchas ciudades y capitales europeas son parte de su mobiliario, y en algunos casos santo y seña para el turismo. Valladolid cuenta, desde 2015 y más concretamente en la plaza Colón, con uno, que ha sufrido un sinfín de parones por vandalismo -nocturno y diurno-, por despistes o simplemente por juegos infantiles encima de su esfera. 
El último fue pasadas las últimas Navidades y, a pesar de algún intento de volver a ponerlo en funcionamiento hace unas semanas, no ha sido hasta este martes cuando ha vuelto a lucir con todo su esplendor, con las agujas ya colocadas y los cuatro discos dedicados en esta ocasión a la concentración motera de Pingüinos, al escritor José Zorrilla, al Concurso Mundial de vinos de Bruselas y al turismo, con el logotipo VA! colocados perfectamente.
«En las últimas semanas hemos estado reparando y sustituyendo piezas, algunas muy desgastadas por el vandalismo», confirma el relojero Germán Zurro, encargado del mantenimiento y reparaciones desde su instalación. Él mismo reconoce que el mayor problema de este reloj es eso precisamente, el vandalismo: «El reloj va sincronizado con una antena vía radio de Francia, no lleva pilas y solo se para si se corta la red o si sufre algún acto de gamberrismo. Además se cambia la hora de verano y de invierno de forma automática. Estamos halando de un reloj con un mecanismo moderno y actual».
De esta forma, sus continuos parones se han producido por roturas de alguna de sus agujas, como una muy sonada en enero de 2017; o por juegos encima de la esfera a la luz del día o ‘despistes’ al encontrarse casi a ras del suelo. «Para arreglarlo, y debido a las dimensiones y el peso de las agujas, necesitamos de ayuda para llevarlo al taller... y luego hay que probarlo en la misma plaza Colón», añade Zurro.
El reloj fue inaugurado en marzo de 2015 y se encuentra en los jardines comprendidos entre la Plaza de Colón y la Estación de Campo Grande.

 


 

EL APUNTE: Un reloj con ocho metros de diámetro

 

Dimensiones. Tiene un diámetro de ocho metros y, aunque no hay datos confirmados, es uno de los más grandes de Europa.
Agujas. La minutera mide unos 3,5 metros mientras que la horaria llega a los 2,750 metros. Están fabricadas con aluminio lacado. Y su peso ronda los 60 kilogramos la grande y los 40 la pequeña: «Aunque en realidad lo que pesa es el contrapeso, más que la propia aguja».
Sincronizado. No lleva pilas y tiene memoria. Va sincronizado vía radio con una antena de Francia, con lo que da la hora exacta de forma automática, además de adecuarse al cambio horario en verano o en invierno.
Discos. Los cuatro discos llevan motivos de la ciudad: los de ahora, la concentración motera de Pingüinos, el escritor José Zorrilla, el Concurso Mundial de vinos de Bruselas y el logotipo VA!