Hemoterapia y el Clínico trabajan en un ensayo con plasma

M.B
-

El Centro de Hemoterapia y Hemodonación de Castilla y León ya dispone de 20 unidades para este proyecto que busca probar que la transfusión puede ayudar a la recuperación de pacientes

Hemoterapia ya dispone de 20 unidades para un ensayo clínico

No es la panacea. Solo un ensayo clínico. Aunque en Italia puede haber dado ya resultados. El Centro de Hemoterapia y Hemodonación de Castilla y León, con sede en Valladolid, ya dispone de 20 unidades de plasma de personas que han pasado la covid-19 para probar que su transfusión puede ayudar a la recuperación de pacientes.
El Centro de donación vallisoletano ha solicitado en las últimas semanas plasma para este proyecto pilotado por el hospital Puerta de Hierro-Majadahonda, de Madrid, en colaboración con el Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III. «Se trata de un estudio multicéntrico en el que entran pacientes de hospitales de toda España, así como donantes; y en el ensayo entrarán pocas personas, unos 40-50 pacientes en Castilla y León y la mitad de donantes (20-25)», confirman desde el Centro de Hemoterapia, donde la hematóloga María Isabel González Fraile trabaja al frente del mismo.
«El público en general lo ve como la panacea y no se trata de eso, es un ensayo clínico y hay que ver si funciona. No se puede dar publicidad externa a algo que es un ensayo y que no está demostrado que vaya a ‘salvar la vida’ a nadie. El primer paso es demostrar que funciona y el segundo usarlo como tratamiento (primun non nocere)», aclara la hematóloga.
Con todo, en Valladolid ya se ha recibido a diez donantes, con lo que se cuentan con veinte unidades. «Los hospitales ya pueden solicitar unidades de este plasma», corroboran.
Uno de ellos a nivel regional es el Clínico Universitario. «Básicamente consiste en adelantar la generación de defensas, en lugar de esperar a que el organismo las cree, porque ese proceso lleva un tiempo y en ese tiempo pueden aparecer problemas», señalaba en estas mismas páginas hace unas semanas el jefe de la Unidad de Medicina Interna y Enfermedades Infecciosas, Carlos Dueñas, hablando de la génesis de este proyecto: «Trabajamos con pacientes que se han recuperado y tienen esas defensas muy activas para sacarles sangre y utilizar el plasma donde están las inmunoglobulina de la defensa».
Los requisitos para donar plasma son ser preferiblemente hombre (o mujer que no hayan tenido hijos ni abortos); que no tengan criterios de exclusión para la donación de sangre; y que ya hayan pasado 14 días desde su recuperación, es decir que lleven ya dos semanas asintomáticos. «No es necesario que se haya hecho ninguna PCR previa. Basta con un diagnóstico con clínica compatible, pero hay que confirmar anticuerpos anti CoV- 2 (que se hace en el Carlos III) con las muestras de la primera visita», se deja claro desde el Centro de Hemodonación sobre algunas de las dudas a la hora de acudir a donar.
Es decir, el donante ha tenido que haber superado este coronavirus, aunque no haya tenido prueba PCR positiva, y tiene que llevar 14 días sin síntomas. El que haya pasado la covid-19 o no se probará en las primeras muestras, ya que los donantes tendrán que hacer dos visitas al centro del paseo de Filipinos. Una, en la que se le practicará la serología normal, grupo sanguíneo y RH; pruebas que se envían al Carlos III (para detección de esos anticuerpos). Al día siguiente, ya con los resultados de estas analíticas, si se confirma que tiene los anticuerpos, «se programa la plasmaféresis en una segunda visita».
Por ello, en el Centro de Hemodonación se prefieren donantes de Valladolid o que puedan desplazarse sin problemas, al tener que acudir, al menos, en dos ocasiones. «Tendremos que ver la demanda por parte de los hospitales», se concreta sobre futuras citaciones si el paciente y el donante cumplen todos los criterios.
Ya que los pacientes que participan en este ensayo clínico también tienen que cumplir los suyos. En este caso, tienen que ser enfermos no críticos, sin ventilación mecánica y que estén en los doce primeros días de síntomas de la enfermedad.