El eterno problema de Las Viudas

A.G.M.
-

Policías rodeados por vecinos, disparos al aire navideños, riñas tumultuarias, persecuciones que acaban en la barriada... en el último año se suceden los altercados en Las Viudas, pero la zona nunca fue una balsa de aceite

La Fiscalía de Valladolid pide tres años de cárcel para el acusado de regentar un punto de venta de heroína en el barrio de Las Viudas

La primera pregunta (de un periodista) a la que se midió el nuevo comisario jefe de la Policía en Valladolid, Luis Gibert, fue sobre la situación en la barriada de Las Viudas. Alguna más se llevó su predecesor en el cargo y jefe superior de Policía en Castilla y León, Juan José Campesino, quien recordó que en esa barriada «no hay más delitos que en otros barrios», pero quizá sí más delincuentes.
Solo unas horas antes, sobre las cinco menos cuarto de la noche del lunes al martes, tres vecinos de la zona habían puesto en jaque a todas las patrullas nocturnas de su Policía Nacional y del de la Policía Local para evitar que los agentes descubriesen que el conductor iba con el carné retirado y que él y sus dos acompañantes, uno de ellos de solo 15 años, portaban un hacha y un cuchillo. Este trío no dudó en acelerar, saltarse semáforos y los controles policiales que trataron de interceptarles, y hasta embestir a un vehículo policial y ‘provocar’ un disparo al aire que no logró que se amedrentaran. Solo pararon al llegar a la calle Guadiana, en lo que ellos sentían como su territorio. Tanto, que mientras los policías se disponían a arrestar al conductor, los otros dos no dudaron en tratar de evitarlo. Claro está, al final los tres acabaron en el calabozo y el conductor, horas después, en una celda de la prisión provincial.
ZONA «CONFLICTIVA»

«Este caso no se circunscribe a la situación de Las Viudas (el coche sospechoso estaba en Pajarillos)», puntualizó el jefe superior. «Dentro del barrio no se cometen más delitos que en otros, pero si ya miramos a las personas detenidas, puede que sí residan ahí», admitió Campesino. Gibert, por su parte, no fue tan al detalle, pero sí se refirió a la «conflictividad» histórica de la zona: «Yo siempre he estado destinado en Valladolid en unidades de Intervención Policial (lo ha hecho en dos etapas, de 1987 a 1991 y de 2001 a 2006, siendo ya jefe de la VII UIP) y aunque sí  que hacíamos servicios en Valladolid y ese barrio también era una zona conflictiva entonces, pero yo llevo trece años fuera y aún tengo que ponerme al día, si bien entiendo que la conflictividad es similar a la que había entonces, si no mayor».
En la primera etapa de Gibert en Valladolid aún existía el Poblado de La Esperanza y en la segunda, todo había bajado al 29 de Octubre, en Pajarillos, pero Las Viudas ya se había hecho con una parte de la venta de drogas. Ahora, es el punto neurálgico de esa conflictividad a la que se refiere Gibert. En menos de un año se han acumulado los incidentes, lo que ha provocado, incluso, bronca política en el seno de un Ayuntamiento, que apuesta por la revitalización de 130 pisos de la zona (26,3 millones de euros, mediante) como receta social en Las Viudas que complemente el trabajo policial.
El primer suceso de los últimos meses fue en septiembre, cuando decenas de vecinos rodearon a unos policías locales -llegando a agredir a dos- para evitar que pusieran una multa a uno de ellos. Después, en navidades, llegó al difusión de aquellos vídeos de disparos al aire.

MÁS CASOS

Más recientemente han tenido lugar hasta cuatro riñas tumultuarias en la última semana de mayo (todas se disolvieron sin denuncias en cuanto aparecieron los policías) y la guinda la ha puesto la persecución de esta semana con inicio en el barrio de Pajarillos y final (como no) en Las Viudas.