El Risco Caído de Gran Canaria, declarado patrimonio mundial

EFE
-
El Risco Caído de Gran Canaria, declarado patrimonio mundial - Foto: Elvira Urquijo A.

El nombramiento supone un homenaje a las antiguas poblaciones aborígenes procedentes del Norte de África. España suma ya 48 enclaves reconocidos por la Unesco

La Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) declaró hoy Patrimonio Mundial el paisaje cultural de Risco Caído y las montañas sagradas de Gran Canaria, un yacimiento arqueológico prehispánico de asentamientos trogloditas con templos y marcadores de claras connotaciones astronómicas.
El Comité del Patrimonio Mundial tomó esta decisión en su cuadragésima tercera reunión en la capital de Azerbaiyán, que se celebra hasta el próximo día 10. "El aborigen no desapareció de la historia insular, su imagen quedó escondida en el marco de las grandes transformaciones, y en el nuevo estatus socio-político instaurado en Gran Canaria. Esto es en gran medida lo que estamos celebrando en Bakú. El reconocimiento a un pueblo, el pueblo canario", declaró el director general de Patrimonio Cultural de la isla, Miguel Ángel Clavijo Redondo. El funcionario canario expresó su agradecimiento por "poder compartir desde España y las islas Canarias que esta declaración de Patrimonio Mundial se convierta en un referente de la aventura humana de la que forma parte desde tiempos ancestrales, de la memoria colectiva de todos los canarios". Clavijo Redondo indicó que España asume el desafío y la responsabilidad de velar por este espacio en el que "el mundo aborigen sobrevivió y se adapta al nuevo orden europeo, perviviendo así sus manifestaciones culturales, incluyendo el hábitat troglodita".

 

Marcador astronómico prehistórico

Las sociedades aborígenes que poblaron Gran Canaria durante unos 1.500 años antes de la llegada de los europeos, estaban conformadas por bereberes o amaziges de procedencia norteafricana. El sitio cultural Paisaje de Risco Caído y los espacios sagrados de montaña de Gran Canaria abarca una zona de casi 18.000 hectáreas entre la zona nominada (9.425 hectáreas) y la zona de amortiguamiento (8.557 hectáreas), algo más del 11 por ciento de toda la superficie de la isla.
Risco Caído, el espacio que sirve de centro para este proyecto conformado por varios sitios arqueológicos, se encuentra en una de las zonas mejor conservadas de Gran Canaria, con mucha menor población y desarrollo económico que en la costa. Los residentes autóctonos de la isla excavaron en la roca volcánica de Risco Caído una cueva con una pequeña "claraboya" en su bóveda. Esta pequeña ventana en el techo de la caverna permite la entrada de la luz del sol y de la luna, provocando un haz que se proyecta sobre sus paredes. Solo en el solsticio de verano, las primeras luces del día recorren las paredes de lado a lado, iluminando una serie de grabados rupestres con forma de triángulos púbicos que los arqueólogos relacionan con símbolos de la fertilidad. Lo mismo ocurre en el solsticio de invierno con la luz de la luna llena.
Los arqueólogos consideran que se trata del marcador astronómico prehistórico más espectacular de Gran Canaria, donde existen varios yacimientos con este tipo de efectos, que presuntamente ayudaban a las sociedades aborígenes a dominar los calendarios y los momentos propicios para la siembra, la cosecha o para sus ritos religiosos.