Partidos cada 3 días desde junio

M.B
-

El Real Valladolid se prepara para un regreso fechado entre el 12 y el 26 de junio, con jornada todos los días y con apenas 72 horas de descanso para cada uno de los equipos de Primera ?

Imagen de un entrenamiento esta semana. - Foto: Inaki Sola (realvalladolid)

El Real Valladolid comenzó esta semana a trabajar, de forma individualizada, en los campos Anexos y en el Estadio José Zorrilla. Lo hizo, como establece el protocolo de LaLiga, con medidas sanitarias y de seguridad, distanciamiento social y con el uso de sus instalaciones de manera coordinada –como máximo seis jugadores a la vez sobre el terreno de juego, uso escalonado del gimnasio, toma de temperatura...–. A todo ello, el club ha unido una cabina de desinfección, por donde pasan los futbolistas antes de entrar en las instalaciones.
Todo para llegar en las mejores condiciones para el regreso de la competición. Una vuelta que, primero, dependerá de cómo avance la situación sanitaria y que aún no tiene una fecha cerrada, pero que sí tiene una aproximación. «Mínimo se necesitarían cinco semanas para recuperar las sensaciones para competición. Si son seis mejor que cinco», solicitaba Sergio González esta semana. Aunque desde LaLiga se apuesta incluso por menos.
Su presidente, Javier Tebas, señalaba el pasado domingo en #Vamos que le gustaría arrancar el 12 de junio, aunque la realidad es que no se maneja solo esa fecha y se trabaja sobre las opciones del 19 y del 26.Siempre, en función de cómo vaya evolucionando la pandemia de la covid-19 y con la idea de acabar antes del 31 de julio.
LaLiga trabajaría sobre una competición casi exprés, con 35 días consecutivos con partidos, incluidos los lunes, uno de los caballos de batalla esta presente temporada. Cada equipo, de esta forma, jugaría un encuentro cada 72 horas. De ahí, las declaraciones del técnico del Pucela de que necesitará a todos sus jugadores de aquí al final.
El Real Valladolid tiene por delante once jornadas en las que tratará de sellar la permanencia. De ellas seis serán en el José Zorrilla y cinco lejos de casa. Aunque, como también ha avisado ya Javier Tebas, los encuentros serán a puerta cerrada, es decir, sin público. Este último punto ha hecho que la Federación de Peñas del Real Valladolid se haya unido a Aficiones Unidas en una protesta ‘amable’ (vistiendo los colores de sus equipos o engalanando los balcones con ellos) con la que quieren reivindicar que el fútbol no es fútbol sin sus aficionados en las gradas.
El Leganés será el primer rival de los blanquivioleta en ese regreso. Los de Javier Aguirre ocupan la penúltima plaza de la Liga, con 23 puntos, a seis del Real Valladolid. De ahí que ese primer duelo sea ya clave en el devenir final de la competición. Tras el choque en Butarque llegará otro partido marcado en rojo, en casa ante el Celta, cuarto por la cola, con tres puntos menos que el Real Valladolid. «Todos los comienzos de Campeonato han sido buenos», recordaba Sergio esta semana, pensando ya en esos dos primeros rivales, que pueden marcar el camino de la permanencia.
Luego llegarían tres ‘huesos’, como son el Atlético de Madrid (fuera), el Getafe (casa) y el Sevilla (fuera), a priori conjuntos de otra Liga, que luchan por Europa, para volver a la tierra recibiendo en Zorrilla al Levante y al Alavés de forma consecutiva. Valencia y Barcelona darían paso a los dos duelos que cierran la Liga, contra el Eibar en Ipurúa y ante el Betis en Zorrilla. 
Entrenamientos.

El regreso esta semana ha sido de forma individualizada, con los preparadores físicos, Sergio Dorado y Alexis Belloso, al mando con el objetivo de que los futbolistas empezaran a recuperar las sensaciones y se readaptaran al trabajo. Así, lunes, martes y miércoles, se repartieron por grupos por la mañana sobre el césped del Estadio José Zorrilla y de los Anexos, mientras que por la tarde parte de ellos trabajaba en el gimnasio. El jueves se procedió a una sesión grupal telemática, para volver a la misma rutina viernes y sábado.
Ahora falta saber cuándo llegarán los entrenamientos grupales, de un máximo de diez jugadores a la vez, con las mismas medidas de seguridad y distanciamiento; para en un plazo de dos-tres semanas hacer ya trabajo colectivo previo al comienzo de la competición.