Las asociaciones piden un mapa de las necesidades sociales

M.Rodríguez
-

La Federación de Vecinos analiza los servicios sociales y reclama más atención para los mayores y personas con discapacidad

Las asociaciones piden un mapa de las necesidades sociales

Las asociaciones vecinales tienen muy claro qué servicios sociales necesitan los ciudadanos y por eso piden al Ayuntamiento y la Diputación de Valladolid poder participar en el seguimiento, desarrollo y evaluación de este servicio público. Para avalar esta petición han realizado un informe donde se pone en evidencia que la relación, coordinación o cooperación «es muy limitada» entre los centros de Acción Social (Ceas) y las asociaciones, y se asegura que solo es más fluida en aquellos casos en los que se participa en consejos sociales y actividades comunitarias. 
Los vecinos consideran que cuando en la atención a las necesidades sociales de las personas se implica su entorno social, «los resultados tienen un efecto multiplicador». Una idea que también se extrapola del cuestionario realizado entre las 24 entidades adheridas a la Federación de Asociaciones Vecinales Antonio Machado, que han contestado 22, para conocer «la realidad entre el movimiento vecinal y los servicios sociales de proximidad». Todas coinciden en señalar que los servicios sociales «forman parte» de los derechos de la ciudadanía, pero reclaman «más personal» para hacer seguimientos y visitar «a menudo» a los usuarios. 
Entre las conclusiones más llamativas, que ya se han enviado a la Concejalía de Servicios Sociales y al mismo área de la institución provincial, junto con una carta a los responsable de las mismas, se recalca la «prioridad» de atención para el colectivo de personas mayores, seguido por el de personas con discapacidad. De hecho, la mayoría de los consultados reiteran que existe «abandono de las personas mayores y mucho retraso para poder recibirla, y reiteran que se tendría que mejorar la atención a mayores dependientes». 
Para paliar esta situación se estima necesaria «la puesta en marcha de más programas» dirigidos a las personas mayores. Unas reclamaciones que se acompañan del reconocimiento de los vecinos al trabajo del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Valladolid, del que destacan su «gran esfuerzo por mejorar el sistema». En esta línea valoran el incremento de la atención a colectivos de inmigrantes, víctimas de violencia de género, personas mayores y personas en riesgo de exclusión social.Pero entienden que es necesario avanzar más y reclaman que se elabore un mapa de las necesidades de los barrios o municipios, ya que también se incluyó en el cuestionario a Valdestillas para tener representación del medio rural -siendo la Diputación la competente de servicios sociales en este municipio y Laguna de Duero como municipio de más de 20.000 habitantes con competencias propias en servicios sociales. La Federación considera que es muestra adecuada para valorar los servicios sociales básicos representativa de la corporaciones Locales con competencia en esta materia y comprobar el nivel de atención y evolución de estos servicios que han de llegar a todos los ciudadanos, independientemente del lugar donde residan. «Se trata de conocer qué respuesta se está dando a cada colectivo social en este momento y qué se puede mejorar», explica la presidenta de la Federación, Margarita García.
Burocracia y presupuesto

En esta encuesta también se evidencia que los servicios sociales son percibidos como «referentes» para aquellas personas con algún tipo de necesidad, pero las asociaciones de vecinos, en general, desconocen los programas del Ceas de su barrio y a los profesionales que los desarrollan. La opinión generalizada es que hay «poco personal y se necesita mayor presupuesto». También se denuncia que las listas de espera «encarecen» la atención, que se valora buena, pero «lenta y burocratizada» y «sin respuesta rápida» en las situaciones de emergencia. Además, se reclama «mayor trabajo de calle» y «reducción» de tareas burocráticas y de despacho. «En este punto entraría el fijar contactos periódicos con las asociaciones de vecinos y ver las posibilidades de colaboración», apunta García.
Casi todas las asociaciones coinciden en que se requiere «mayor apoyo» en campañas que generan «beneficio» a la ciudadanía como en el caso del bono social eléctrico y «mayor divulgación» de las prestaciones o ayudas que se gestionan en los Ceas. «Hay interés por parte de las asociaciones en profundizar en los servicios sociales de sus barrios para poder participar en el bienestar de su vecindario, tanto de formación de las asociaciones como de divulgación y apoyo a su conocimiento para todos», detalla García.  
En este sentido, se propone a los ayuntamientos la elaboración de memorias en cada Ceas, además de que cada asociación planteé a los responsables municipales las carencias que detecten tras mantener una reunión con cada Ceas y solicitarles información.
Aunque tanto la Federación de Vecinos Antonio Machado como las propias asociaciones son conscientes de que llevar a la práctica todas estas reclamaciones es «complicado» porque los servicios no  son competencias propias de los ayuntamientos y dependen de la financiación de la Junta de Castilla y León.