El rey de la comedia romántica española

ALICIA G. ARRIBAS (EFE)
-
El rey de la comedia romántica española

Emilio Martínez-Lázaro vuelve a conquistar a todos con 'Miamor perdido', que protagonizan Michelle Jenner y su actor fetiche, Dani Rovira y que ya está en DVD y Blu ray

El director de Ocho apellidos vascos, la película más taquillera del cine español, Emilio Martínez-Lázaro, vuelve con la comedia romántica Miamor perdido, con Dani Rovira de nuevo como protagonista. Y aunque es sabido que las fórmulas mágicas para lograr el éxito no existen, el cineasta cuenta cuál puede ser el secreto: «Pues que me tiene que gustar a mí».
«Y cuando no me gusta lo corrijo inmediatamente, porque, como sigo mi gusto, lo hago hasta el final. Y luego, esperar que salga bien. No hay otro método, es falso cuando alguien te dice que se puede. Cuando se pone uno a pensar cosas para que funcione bien, sea comercial... al final, churro».
El realizador madrileño, autor de una quincena de cintas -cuatro de ellas, récord de taquilla-, reconoce que la cinta, que ya está en DVD y Blu ray, se acerca más a cintas como Amo tu cama rica que a «la astracanada que fueron Los apellidos». A estas alturas, comenta divertido, «creo que ya ha quedado claro que me interesan las historias románticas, comprendo que para alguien de mi edad esto puede resultar pobre, pero ya no pienso cambiar».
En Miamor perdido, explica, «me meto con la idea tradicional y conservadora de que las relaciones amorosas son para toda la vida». «Ellos saben que esto no dura y quieren evitarse el final; es una tontería, una idiotez, pero en eso se basa la risa». Ellos son Michelle Jenner y su actor fetiche, Dani Rovira, para quien se escribió la película.
«Yo quería decirle al público que este señor que hizo una interpretación en tono de farsa de dos filmes de un éxito arrollador es un actor muy bueno capaz de hacer algo muy distinto. Hace una interpretación de comedia moderna y llega incluso a la tragicomedia, en la parte final», adelanta.
Martínez-Lázaro, cuya carrera se ha visto claramente influida por su filme favorito, La fiera de mi niña, dice que «ya siempre» trabaja con guionistas; en este caso, su hija Clara, también directora de cine, y Miguel Esteban, guionista de El intermedio o El fin de la comedia.
tirar la toalla. La película cuenta la guerra abierta de una pareja que, antes de vivir la decadencia de su amor, decide dejarlo y cortar por lo sano. Lo que pasa es que tienen un perro especial, Miamor, cuya desaparición o mejor dicho secuestro lo va a poner todo patas -y nunca mejor dicho- arriba.  
El veterano realizador intenta vender su filme con el siguiente reclamo:«Es una comedia romántica con dos personajes antirrománticos y eso lo diferencia de las otras 2.000 que se puedan hacer al mismo tiempo». 
¿Y eso quiere decir que al director de comedia romántica por excelencia le aburre la comedia romántica tradicional? «No, me encanta La La Land, que es la típica, pero entiendo al que no le gusta porque esa historia la hemos visto 800.000 veces. En el cine, la música, la literatura, la búsqueda de lo convencional trae malos resultados. Lo que hay que buscar es la autenticidad. Si coincides con mucha gente, fenomenal. Si solo os gusta a ti y a tu primo, pues vosotros dos lo disfrutaréis».