El transporte aún opera al 50% pese al pico en alimentación

R.G.R
-

Las empresas del sector trabajan a medio gas en Valladolid a pesar del incremento de los pedidos en alimentación y sanidad. El reparto de bebidas está prácticamente parado

El transporte trabaja a medio gas - Foto: Jonathan Tajes

Complicaciones para viajar y falta de pedidos. Las asociaciones de transportistas de Valladolid afirman que solo el 50 por ciento del sector está trabajando a pesar de que se han registrado aumentos en los pedidos de la alimentación y la sanidad. Lamentan las complicaciones y penurias que han tenido que soportar los transportistas durante las primeras semanas del estado de alarma, sin posibilidad de entrar en los servicios de las gasolineras al encontrarse cerrados y sin poder tomar un café en sus recorridos.  
La situación económica de las empresas es delicada y las empresas no han tenido más remedio que aplicar expedientes de regulación de empleo o acordar vacaciones con sus empleados para evitar los despidos. Califican el sector de «termómetro» de la economía en el país, ya que cuando circulan todos los camiones el consumo mantiene un buen ritmo, tanto particular como empresarial, mientras que ahora están solo «a medio gas». Dos asociaciones acaparan a la mayor parte del sector. La Asociación Vallisoletana de Empresas del Transporte (Asatralva), que engloba a una veintena de empresas con 2.000 trabajadores. Por otra parte,  la Asociación Empresarial del Transporte de Valladolid (Asetra), con unos 1.500 camiones en su mayor parte formado por pequeñas empresas y autónomos. Ambos coinciden en señalar que «poco más de la mitad de los camiones» están circulando. ?Por otro lado, la Asociación de Distribuidores de Bebidas de Valladolid (Adibeva), donde están la practica totalidad de los distribuidores de cervezas , refrescos, aguas , lácteos y una gran parte del volumen de vinos y cafés
El vicepresidente de Asatralva, Enrique Rodríguez, manifiesta que nada más decretarse el estado de alarma la producción bajó al 70 por ciento y continuó cayendo hasta el 35 por ciento durante las dos primeras semanas y ahora se encuentra un poco por encima de la mitad. Sobre las expectativas de futuro, Rodríguez contempla que los sectores de la alimentación, farmacia , sanidad y la agricultura tendrán una «inmediata» recuperación, pero que el resto tardará mucho más y estima que el transporte acabará el año trabajando en torno al 80 por ciento de su capacidad. «La recuperación total no llegará al menos hasta el próximo año».
El transporte trabaja a medio gasEl transporte trabaja a medio gasCritica la falta de previsión por parte de las administraciones para facilitar el trabajo de los camioneros, como sector esencial, ya que considera que cada 200 kilómetros se debería haber mantenido abierta una estación de servicios para atender a los transportistas. Y también criticó que desde el sector se han atendido la necesidades de las residencias de ancianos y lo han hecho sin equipos de protección individual. «Cada uno ha hecho lo que ha podido para protegerse, pero no se ha dejado de atender a las residencias». 
Por su parte, el presidente de Asetra, Francisco Javier Manso, indicó que el hecho de que el sector industrial no haya arrancado en su totalidad ocasiona que el transporte «también se esté resintiendo». Afirma que cómo las gasolineras han registrado un importante descenso de las ventas, muchas de ellas han cerrado ocasionando un  problema a los camiones. «No hemos encontrado donde repostar y mucho menos donde comer un bocadillo». 
Por su parte, el presidente de Adibeva, Ricardo Fernández, indicó que en el momento en el que se decreta el cierre de locales de hostelería , pierden el 95% de su volumen de ventas y el 5% restante es la facturación que resta para la atención de hospitales, cuarteles, cárceles y residencias de ancianos.
El transporte trabaja a medio gasEl transporte trabaja a medio gasregulación. Como consecuencia de esta situación, han solicitado expedientes de regulación en la totalidad de las empresas, en unos casos para la totalidad de los trabajadores y en otros dejando una mínima parte de la plantilla.
Indica que algunas empresas tienen «severas dificultades económicas con incierta continuidad» al no poder alcanzar las cifras normales para las que tiene dimensionadas sus inversiones y estructuras .
«Existe preocupación con las fechas de caducidad de los productos al no tener capacidad de venderlos», señala y apunta que existe preocupación ante la debilidad de muchos clientes que «posiblemente no abran sus negocios o si lo hacen no sean capaces de remontar esta grave situación».

 

Alfonso pelayo | Empresario del Transporte

«Hacíamos viajes de dos días y ahora los concentramos en uno»

abrica pienso para animales desde su empresa Bloques Minerales. Morea Nutrición Animal y ellos mismos lo transportan en camiones por todo el territorio nacional. Antes programaban los viajes en dos días. Dormían en establecimientos hosteleros y regresaban a casa al segundo día. Pero eso ha cambiado. Ahora solo viajan un día para volver a dormir a sus domicilios.
Se ponen en ruta a las cuatro y media de la madrugada y regresan ya bien entrada la tarde para cargar de nuevo para el día siguiente. No queda más remedio que llevar un bocadillo para comer en la carretera. Ahora, al menos pueden tomar un café en alguna gasolinera. «Antes estaba todo cerrado». Lamenta  que algunos baños de las gasolineras están cerrados todavía, lo que ha ocasionado problemas para los camioneros, que no han podido lavarse o ir al baño. No ve diferencias entre las diferentes partes del país en referencia al trabajo de los camioneros. «Es más o menos lo mismo en todos los sitios». Desconoce cuándo podrán volver a la normalidad anterior al coronavirus. 

 

Félix Jesús Fernández | Camionero

«Llevábamos una bolsa para la basura. Estaba todo cerrado»

Lamenta la situación que ha tenido que pasar durante los primeros diez días de confinamiento. Paró el día 24 de marzo y desde entonces no ha vuelto a trabajar. Su empresa ha aplicado  un paro porque se dedica primordialmente a suministrar piezas a Iveco y el ERTE aplicado por la compañía italiana ha paralizado la actividad. Recuerda que durante esos días los camioneros no tenían más remedio que tener una bolsa de basura en el camión y tenían que « buscarse la vida» incluso para hacer sus necesidades. «Muchos compañeros llevan una botella de plástico en la cabina del camión». Critica que en ese espacio de tiempo ni siquiera ha habido forma de entrar en las gasolineras para las dudas. «Yo tengo que cumplir con un  horario de conducción y en alguna ocasión incluso me he tenido que parar en Cuéllar sin poder llegar a casa a Valladolid y sin poder tomar un triste café».   
También destaca que han tenido que luchar contra muchos bulos sobre la apertura o el cierre de gasolineras. «Ibas y estaba cerrado». No sabe cuándo volverá a trabajar.