Las comunidades gastarán unos 600 euros para adaptarse al 5G

Óscar Fraile
-

La nueva tecnología obligará a adaptar las antenas de los edificios antes del 30 de junio del año que viene, aunque el Gobierno ha aprobado una línea de ayudas de 150 millones

Las comunidades gastarán unos 600 euros para adaptarse al 5G - Foto: Jesús J. MatÁ­as

Las comunidades de vecinos tendrán que afrontar en los próximos meses un proceso similar al que ya vivieron en el año 2015, con la liberación del primer dividendo digital, que obligó a los vecinos a adaptar las antenas para no dejar de ver algunos canales de la Televisión Digital Terrestre. La llegada de la tecnología 5G, es decir, la liberación del segundo dividendo digital, obligará a los vecinos a pasar por un proceso similar antes del 30 de junio del año que viene, con los costes que eso supone.
Según las compañías de telefonía consultadas por este periódico, el coste para cada comunidad puede oscilar entre los 400 y los 600 euros, aunque el Gobierno ha aprobado una línea de ayudas de 150 millones para esta transición. «Es un trabajo que hay que hacer en todas las comunidades de vecinos y que no implica cambiar la antena, sino cuatro módulos», explica Carlos Fraile, de Antenas Fraile. Según él, el grueso de la actividad de estas empresas comenzará a partir de septiembre u octubre.
Pascual Cunquero, de Antenas Cunquero, concreta que, dependiendo de la comunidad de vecinos, el trabajo puede ser de dos tipos. «Donde tengan una central digital programable, lo que hay que hacer es anular los cuatro canales antiguos y programarla para cuatro canales nuevos; y en el caso de que tengan módulos, hay que quitar los cuatro antiguos y poner los nuevos para resintonizar después el televisor», señala.
Desde la Asociación Vallisoletana de Instaladores Antenistas y Telecomunicaciones (Aviatel) señalan que en la capital «cuatro de esos canales serán desplazados a posiciones inferiores en la banda, en concreto los 53, 56, 57 y  58 serán retirados de las cabeceras y deberán instalarse otros tantos entre el 21 y 49». Según los datos facilitados por la ministra portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, serán 850.000 comunidades en toda España las que tendrán que hacer unos cambios de los que están exentas las viviendas unifamiliares.
La liberación del segundo dividendo digital tendrá que estar lista antes del 30 de junio del año que viene, pero el despliegue de la tecnología 5G se demorará un poco más. Así lo ha reconocido esta misma semana el jefe de programa del Observatorio Nacional 5G, Federico Ruiz, quien señaló que la implantación generalizada no llegará hasta el año 2021, un periodo de tiempo en el que esta tecnología convivirá con el 4G.
Las ayudas. Las empresas instaladoras son las encargadas de tramitar las ayudas del Gobierno, y la cuantía de estas irá en función de la tecnología previa que tenga instalada la Comunidad. En cualquier caso, según Cunquero, «la ayuda nunca será mayor de 460 euros» y, evidentemente, nunca estará por encima del coste de la instalación.
La importancia de esta transición ha hecho que el Gobierno apruebe el Plan Nacional 5G «con el objetivo de situar a España entre los países más avanzados en el desarrollo de esta nueva tecnología».  Una cuestión que tiene que ver con el desarrollo económico que puede potenciar esta tecnología, que supone un salto mucho más alta que el que se dio al pasar del 3G al 4G.

Aviatel pide que se contrate personal acreditado
Por otro lado, Aviatel recuerda que estos trabajos «han de realizarse por empresas profesionales especializadas, personal formado y certificado, con equipos de medición complejos e instrucción acreditada». Así, recomienda a las comunidades que recurran al registro de empresas que ofrece el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para evitar el intrusismo.

DIEZ VECES MÁS RÁPIDO QUE EL 5G

El impacto del 5G va mucho más allá de tener que resintonizar la TDT. La navegación por Internet experimentará un aumento de velocidad que está llamado a dar un importante impulso a la economía. Será más rápido que la fibra óptica y diez veces más veloz que la tecnología actual: el 4G. De hecho, el mismo Gobierno de España habla de un «nuevo paradigma tecnológico» en la redacción de su Plan Nacional 5G. «A diferencia de lo que supuso la sustitución del estándar de la tecnología 3G por la 4G, la implantación de la 5G tendrá un impacto más allá de un mero cambio tecnológico en las redes de telefonía móvil, existe una expectativa generalizada de que la 5G tenga un efecto transversal sobre el conjunto de la economía y la sociedad», señala este Plan.
Hay operadoras que ya han dado los primeros. Por ejemplo, Vodafone empezó a comercializar esta tecnología por primera vez en 15 ciudades españolas, ninguna de ellas de Castilla yLeón. En concreto, son Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Málaga, Zaragoza, Bilbao, Vitoria, San Sebastián, La Coruña, Vigo, Gijón, Pamplona, Logroño y Santander. Bien es cierto que para utilizar esta red hay que tener uno de los pocos teléfonos que hay actualmente en el mercado.
La Consumer Technology Association ofrece un ejemplo del salto tecnológico que supondrá tener el 5G. Descargar una película de dos horas con una calidad estándar supone una espera de 26 horas con una red 3G y de unos seis minutos con la 4G. Pues bien, con el 5G esta espera se reducirá a solo 3,6 segundos.
Evidentemente, este salto también supondrá un importante aumento en el tráfico de datos, de modo que las operadoras también tendrán que adaptarse y ofrecer tarifas adecuadas a la nueva realidad.