El Pucela sale del descenso

M.B
-
El Pucela sale del descenso - Foto: @realvalladolid

El Real Valladolid se ha impuesto al Girona, al que supera en la tabla de clasificación, con un gran gol de Míchel Herrero en la segunda parte. Los blanquivioleta vuelven a salir de los puestos de descenso

El Real Valladolid sale de los puestos de descenso tras imponerse al Girona en el José Zorrilla en un encuentro marcado por la tensión de lo mucho que estaba en juego. Míchel Herrero, con un gran gol en el minuto 67 tras dejada de Unal, ha dejado los tres puntos en casa; de tal forma que los blanquivioleta llegan a los 35, superando al propio Girona y al Levante -este con un partido menos, que jugará este miércoles ante el Betis-.

El encuentro ha sido, como se esperaba, de tensión, sufrimiento y con un final no apto para cardiacos. En él, esta vez la suerte no le ha sido esquiva al bloque blanquivioleta.

Sergio González apostó por cinco cambios en el once inicial, dando de nuevo la titularidad a Masip en portería, recuperando a Moyano, Míchel y Alcaraz, y haciendo que se estrenase Waldo como titular. El extremo fue el primero en intentarlo en el minuto 7, parando Bono su chut duro y centrado.

Los blanquivioleta querían revolucionar el partido con sus acciones, mientras que el Girona buscaba lo contrario, bajar las pulsaciones desde posesiones largas.

En esas, el Pucela tuvo hasta cuatro saques de esquina en los primeros 15 minutos, acercándose con más ímpetu a la portería rival. Los pucelanos lo querían y de nuevo Waldo la tuvo en el 27, tras una pared con Ünal. El extremo derecho buscó superar a Bono que, con una rápida salida, evitó el primero. El encuentro, tras esa ocasión, entró en una fase más espesa, con muchas faltas y varias amarillas. El Girona imponía su ritmo mientras que el Real Valladolid esperaba atrás y salía con velocidad.

También hubo un poco de VAR. En la recta final, para ratificar un fuera de juego de Sergi Guardiola en un pase de Ünal que había acabado en gol. El pie de Juanpe podía validar la jugada, pero finalmente el gol no subió al electrónico.

Con eso se llegó al descanso, con todo por decidirse y clara la apuesta. Unos con el objetivo del gol entre ceja y ceja, y los otros con la idea de mantener el 0-0 y esperar su ocasión.

La segunda ocasión fue blanquivioleta. Los de Sergio se lanzaron a por el gol, sin suerte. Ni Ünal ni Guardiola, en un centro fuerte de Plano, ni Waldo en otro chut centrado, ni Nacho en una llegada por la izquierda...

El Real Valladolid sabía que un triunfo le hacía salir del descenso y quiso primero tener la pelota y llegar a porteria rápido. Mientras el Girona comenzó la segunda parte atrás, esperando el error de los locales.

Así se llegó al minuto 67, en una de esas salidas con el balón controlado de los locales. Éste llegó a Waldo que, en vez de buscar el regate, encontró a Ünal dentro del área. El turco caracoleó, vio a Míchel Herrero llegando solo y le dejó el cuero en la corona del área grande. Lo que hizo el centrocampista fue pegarle suave y colocado, lejos de Bono.

El 1-0 hizo que el cuadro de Eusebio diese un paso adelante. Y que apareciesen los nervios. Estos se pudieron pasar cuando Plano buscó de rosca el segundo. Se fue fuera por poco. Y los nervios siguieron.

Y más cuando Pere Pons se fue de todos y casi encuentra el pase de la muerte en el 78. Masip envió a saque de esquina. Pero seguían los nervios y los recuerdos de hace poco... ante el Getafe.

Porque nadie se olvida cómo se han escapado puntos de Zorrilla. Los blanquivioleta se echaron atrás a defender la renta. Tampoco es que Masip, salvo esa acción antes comentada, sufriese las acometidas rivales, pero esos balones bombeados, esos saques de esquina, esos centros laterales... ponían el nudo en la garganta de una afición que veía que en el otro área, Sergi Guardiola y, sobre todo, Toni tenían opciones reales de ampliar la ventaja. El delantero lanzó por encima del larguero y el canterano, que volvía al césped tras superar su lesión, intentó marcar desde el centro del campo a portería vacía, pero no encontró el arco.

Con el siguiente pase en largo y el despeje de Joaquín o de El Hacen -que debutó con el primer equipo- se acabó un partido que deja al Pucela fuera del descenso y dependiendo de sí mismo.