Valladolid luce el esplendor de su Seminci

D.V.
-

El cine español fue protagonista de la ceremonia inaugural, donde intervinieron Belén Cuesta, Micky Molina, Lola Dueñas, Ingrid García-Jonsson, Leticia Dolera y Ángela Molina

Valladolid luce el esplendor de su Seminci

GALERÍA

Gala inaugural de la Seminci

Con veinte minutos de retraso arrancó hoy en el Teatro Calderón la gala de inauguración de la 64 Semana Internacional de Cine de Valladolid, una ceremonia de las más breves de los últimos años (no alcanzó la hora de duración) que estuvo conducida por Pablo Carbonell, quien se apoyó en dos de los lenguajes que mejor controla, la música y el humor, para levantar el telón del festival. Dentro del habitual recorrido por las secciones que configuran cada año la programación, destacó la reivindicación que el ‘showman’ realizó desde el escenario de la “experiencia compartida de la pantalla grande”, en pleno auge de las plataformas de ‘streaming’.

La ceremonia, amenizada en todo momento con la música en vivo del grupo de percusión Kubbo, arrancó con Carbonell acompañado de la actriz de raíces vallisoletanas Eva Marciel planteando un ‘juego’ de semejanzas entre el argumento de algunas películas de la Sección Oficial y el nombre de los principales patrocinadores del certamen.

Tras la aparición de la madrina de esta edición, la actriz sevillana Belén Cuesta, que reivindicó en palabras del director del festival Javier Angulo “una mirada distinta, curiosa y siempre sensible a la vida” a través del cine, fue la presidenta del Jurado Internacional, Josefina Molina, quien tomó la palabra para recalcar la apuesta de esta edición por “el cine europeo, las mujeres cineastas y los nuevos realizadores”, antes de apuntar que están “muy orgullosos y contentos de participar en la Seminci”.

La cineasta georgiana Keti Machavariani, integrante también del Jurado Internacional, presentó a continuación el ciclo dedicado a Georgia como país invitado de esta edición, y subrayó que “muchas de las películas seleccionadas han deleitado anteriormente a los espectadores en otros festivales de cine”, entre los cuales citó los de Berlín, Edimburgo, Locarno o Palm Springs. “Espero que disfruten de las proyecciones”, remachó.

Tras el recuerdo a los fallecidos, cerrado con los inolvidables pasos de baile de Stanley Donen cuando la Seminci le brindó su Espiga de Honor en el propio escenario del Teatro Calderón, llegó una escueta intervención de Mafalda y Hugo, los hijos de Pablo Carbonell y Eva Marciel. Ellos dieron paso a Micky Molina y al mexicano Everardo González (jurado de Tiempo de Historia este año y ganador del primer y segundo premio en esa sección años atrás con ‘Cuates de Australia’ y con ‘La libertad del diablo’), que fueron los encargados de ofrecer unas palabras sobre Punto de Encuentro y Tiempo de Historia, respectivamente. 

En ese sentido, Micky Molina señaló que su película, ‘Un tiempo precioso’ (que compite en Punto de Encuentro), es “una historia de un trabajador que recibe la terrible noticia de que tiene Alzheimer y un tumor, pero no es una historia triste sino feliz, porque en la vida hay que tener esperanza, y eso es lo que nos une a todos en este oficio, la esperanza y el amor”. 

Las abogadas Paquita Sauquillo y Cristina Almeida hablaron del documental de Pilar Pérez Solano ‘La Defensa, por la libertad’, que compite en DOC. España y en el cual ambas participan. La primera recalcó que “en estos momentos en que muchos ciudadanos están perdiendo la fe en la democracia, es muy importante recordar a aquellos que lucharon para defender nuestra democracia”. “Ni un paso atrás sin un paso adelante”, afirmó antes de que Cristina Almeida recordara “lo que costó conseguir la libertad y la democracia”, y “tremendo dolor” que supusieron los asesinatos de los abogados de Atocha. “Ahí supimos que ya no se podía ir para atrás”, completó.

Por su parte, Leticia Dolera e Ingrid García-Jonsson se detuvieron en algunas de las películas que este año se incluyen dentro del apartado Proyecciones Especiales. Dolera se refirió a la serie ‘Vida perfecta’, que ella misma la dirige y protagoniza, y García-Jonsson, junto a sus compañeros de reparto Álex O’Dogherty y David Verdaguer, se refirieron al estreno de ‘Salir del ropero’, debut de ángeles Reiné (también presente) tras la cámara.

El broche final de la ceremonia llegó de la mano de Benito Zambrano y el equipo de ‘Intemperie’, su cuarto largometraje, elegido como película inaugural de esta edición. El realizador sevillano irrumpió en el escenario acompañado de los protagonistas, Luis Tosar, el segoviano Luis Callejo y el pequeño Jaime López, y de una amplia representación del equipo artístico y técnico de la película. 

Entrevistado de manera informal por el propio Carbonell, Zambrano explicó que, “por una vez”, un productor le ofreció “una buena historia”. “Ha sido un regalo y es maravilloso haber hecho esta película. Es una historia de este país que tenemos que conocer”, apuntó antes de asegurar que “es un honor, un placer está aquí esta noche”.

Zambrano explicó que ‘Intemperie’ es fruto del “trabajo de mucha gente”. “Las películas son un arte que se hacen en colectividad y necesitan la complicidad de todo el mundo. Fue un rodaje duro, pero espero que sea una película que os llegue al corazón porque nosotros la hemos hecho con mucho corazón”, concluyó dando paso a una batucada final de despedida.