Unos dos millones para el mercado invernal

M.B
-

El Real Valladolid ha visto incrementado su límite salarial hasta cerca de los 50 millones y tendrá caja si es necesario en enero. En dos años ha duplicado el dinero destinado a sus plantillas

Ronaldo, en el palco de Zorrilla ante el Athletic. - Foto: LaLiga

El Real Valladolid se ha guardado alrededor de 2 millones de euros para el próximo mercado invernal. Es una de las consecuencias del aumento del conocido límite salarial, que ha dado a conocer LaLiga esta semana y que ha cifrado, en el caso del club pucelano, muy cerca de los 50 millones. De esta forma, la Dirección Deportiva tendrá caja para reforzar, si hiciese falta, la plantilla en enero o cuando el estamento que rige el fútbol marque como fechas para ello.
Y todo después de que el Pucela haya sido uno de los clubes que más ha crecido en las últimas temporadas, sobre todo desde su ascenso a LaLiga Santander, la Primera División de toda la vida. 
Una muestra de ello es ese límite salarial, es decir, el dinero que puede destinar cada entidad deportiva, ya sea club o Sociedad Anónima, a sus plantillas (en plural), ya que en ese tope se engloba la del primer equipo (jugadores, primer entrenador, segundo entrenador y preparador físico) y la de los filiales (cantera y otras secciones).
El club que preside Ronaldo Nazário ha pasado en sus dos años en Primera (los dos con el brasileño como dueño y máxima accionista) de tener un límite salarial de 23,8 millones a los 49,3 que oficializó LaLiga esta semana. Es decir, ha duplicado el dinero destinado a sus plantillas (de nuevo en plural), mostrando ese salto y crecimiento con el pago de cláusulas de rescisión este pasado mercado de verano; como las de Javi Sánchez (cerca de 3), Weissman (4), Janko (cerca de 2) o El Jamiq (1).
Así, ha pasado de ser el que menos dinero podía destinar a fichajes, jugadores o refuerzos en su primera temporada en la máxima categoría a tener a hasta siete entidades por debajo, algo que llama poderosamente la atención. El Levante, con 37,6; el Alavés, con 42; el Eibar, con 42,7; Osasuna, con 46,6; además de los tres recién ascendidos, Cádiz (41), Huesca (37) y Elche (34,6), tienen un menor tope salarial que el Real Valladolid, que en esos dos años ha duplicado sus números en una clara progresión de futuro. 
Si las comparaciones se hacen con el último año en Segunda División, el correspondiente a la campaña 2017-2018, son aún más reveladoras. El Real Valladolid arrancó aquella temporada (que acabó con ascenso) con el duodécimo límite salarial de la categoría, con tan solo 6,2 millones de euros destinados a sus plantillas.     
Hay que recordar que dentro del límite salarial se incluyen salarios fijos y variables, seguridad social, primas colectivas, gastos de adquisición –incluidas comisiones para agentes– y amortizaciones –importe de compra de los jugadores imputado anualmente en función del número de años de contrato del jugador–. Cada club o SAD propone a LaLiga su límite de coste de la plantilla y luego el órgano de validación de ésta tiene que aprobar el límite propuesto o, en su caso, rectificarlo hasta el importe que garantice la estabilidad financiera del club.
LaLiga hace un cálculo de lo que pueden gastar los clubes, según sus ingresos para la temporada tanto de televisión como comerciales, que éstos le deben certificar, y sus gastos de estructura que conoce por los datos de las auditorías.
La normativa para delimitar los límites de coste de plantilla tiene en cuenta también la situación de los clubes que hacen ampliaciones de capital, acorde a reglamento de juego limpio financiero de la UEFA, y también permite hacer una valoración de los jugadores para su contratación, en función de datos como el número de partidos disputados la temporada anterior e incluso la edad.