El derbi de la pasión se tiñe de rojo

Agencias
-
El derbi de la pasión se tiñe de rojo - Foto: José Manuel Vidal.

El Sevilla vence al Betis (3-2), la víspera del Domingo de Ramos, en un choque plagado de goles y emoción

El Sevilla ganó por 3-2 al Real Betis en un derbi intenso, lleno de emoción y goles, y gracias a su mayor pegada se coloca más cerca de la Champions al ser provisionalmente cuarto, a la espera de lo que haga el Getafe, además de alejar a su eterno rival en nueve puntos y complicarle su objetivo europeo.

El choque comenzó con intensidad, como es habitual, pero con el Betis con las ideas más claras ante un Sevilla atenazado y nervioso, que no sabía cómo meterle mano a la zaga verdiblanca, lo que se tradujo en varias ocasiones visitantes protagonizadas por Jesé Rodríguez.
Sin embargo el cuadro palangana se animó y en el minuto 26, Munir atinó de cabeza en un peligroso centro de Sarabia para hacer el 1-0, después de una pérdida del argelino Mandi en la salida del balón. 

Tras el paso de vestuarios, Lo Celso empató para los béticos pero el Sevilla reaccionó bien a este mazazo y con empuje sacó su segundo gol, firmado por Sarabia y llegando a su tanto número 22 de la temporada.

El Betis tardó en despertar y, para más inri para los de Heliópolis, el Sevilla, muy intenso en todo el choque y con salidas rápidas en ataque, le asestó un nuevo golpe tras un fuerte tiro desde la frontal del área de Franco Vázquez, que logró el 3-1 a los 63 minutos, aunque aún quedaba casi media hora. Setién metió toda la pólvora que pudo, con Joaquín por Emerson, Loren por un desatinado Jesé y Tello por Sidnei. Fue este último cambio el que funcionó, ya que Tello puso la emoción con un golazo a ocho del final, en un magistral lanzamiento de falta desde la frontal, pero al Betis le faltó tiempo y, al final, se fue de vacío del Sánchez Pizjuán y se le complican sus opciones europeas.

 

El Atlético aún cree en el milagro

El Atlético de Madrid se impuso al Celta de Vigo por 2-0, con goles del francés Antoine Griezmann de falta directa y de Álvaro Morata al contragolpe, un resultado que junto al empate del Barcelona en Huesca (0-0) le acerca a nueve puntos del conjunto azulgrana al tiempo que solidifica su segunda plaza.
Un golazo de falta directa del delantero galo al borde del descanso (min. 42) adelantó al conjunto rojiblanco, que había evitado tres ocasiones claras del Celta gracias al portero esloveno Jan Oblak, y Morata, que se incorporó al equipo en la segunda parte, sentenció el encuentro al contragolpe en el minuto 74.