Cáncer renal, el gran desconocido

SARA MANCEBO (efe)
-

Este tipo de tumores no presenta síntoma alguno en sus estadios iniciales, por lo que el 25 por ciento de los pacientes son diagnosticados cuando la enfermedad está en un estado avanzado

Cáncer renal, el gran desconocido

En España se detectan más de 7.300 cánceres de riñón cada año, en el 25 por ciento de los casos en un estado avanzado en el momento del diagnóstico. Se trata de uno de los tumores menos conocidos en los que el tiempo juega un papel fundamental, ya que las posibilidades de sobrevivir aumentan considerablemente con un localización temprana.
De este tema se trató hace unos días en el X Simposio Científico Sogug, organizado por Bristol-Myers Squibb en colaboración con la Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (Alcer) y el Grupo Español de Oncología Genitourinaria (Sogug).
En este marco se analizaron aspectos clave de la enfermedad como los factores de riesgo, la importancia del diagnóstico precoz, la mejora en la supervivencia a largo plazo o la aplicación de la medicina personalizada.
El encuentro contó con la presencia de los doctores José Ángel Arranz, presidente de Sogug; Cristina Suárez, oncóloga en el Hospital Universitario Vall d’Hebron (Barcelona), y Aránzazu González del Alba, oncóloga del Hospital Universitario Puerta de Hierro. Además, estuvieron Juan Carlos Julián, director general de Federación Nacional Alcer, y Graziella Almendral, presidenta de la Asociación Nacional de Periodistas de la Salud (ANIS). En el marco de este evento se clausuró la campaña Testigos del Tiempo, una iniciativa cuyo objetivo durante los últimos 12 meses ha sido informar, concienciar, sensibilizar y dar visibilidad al cáncer renal.
En este tipo de tumores, el tiempo es un elemento clave a la hora pronosticar y tratar la enfermedad. El problema es que en muchas ocasiones este cáncer no presenta ningún síntoma en sus estadios iniciales; más del 25 por ciento de los pacientes son diagnosticados cuando el tumor ya está en un estado bastante avanzado.
También existe un problema de desconocimiento de los factores de riesgo por parte de la población, entre ellos el tabaco, la obesidad o la presión arterial alta.
El doctor José Ángel Arranz, presidente de Sogug, señalaba que «aunque apenas hay información sobre el cáncer renal, campañas como Testigos del tiempo han ayudado a la población de riesgo a tomar conciencia y a ser diagnosticadas a tiempo». Además, recalcó la gran diferencia en las posibilidades de supervivencia dependiendo del estadio en el que se detecta el tumor.
«La probabilidad de supervivencia a cinco años es del 95 por ciento en pacientes diagnosticados en estadio I y va descendiendo progresivamente a medida que el tumor es detectado en fases más avanzadas».
Nuevos retos. El especialista destacó también cuáles son los principales retos en el manejo de esta clase de tumor: reducir el tiempo del diagnóstico para detectarlos en estadios precoces y prolongar el tiempo de supervivencia de los pacientes con estadios avanzados. En definitiva, ganar tiempo para estos pacientes.
Como explicó la doctora Cristina Suárez, oncóloga en el Hospital Universitario Vall d’Hebron: «La mayoría de los tumores renales se diagnostican de forma localizada, y aunque una gran parte se cura, un 30 por ciento de los pacientes desarrollará metástasis tras la cirugía».
«En los últimos años, se han producido nuevos avances en el tratamiento de este tumor, aunque no se ha logrado la curación en los pacientes que se encuentran en fase metastásica. Recientemente, con los nuevos inmunoterápicos, estamos viendo pacientes largos supervivientes y quién sabe si en un futuro podríamos hablar de curación en algunos casos. Seguiremos trabajando sin descanso para poder continuar ganándole tiempo al cáncer», agregó.
En este sentido, existe una necesidad verdaderamente importante: darlo a conocer. Como explicaron los expertos, al tratarse de una enfermedad asintomático en sus estadios iniciales, es muy difícil que los pacientes acudan al médico y suele diagnosticarse de manera incidental al realizar una prueba de imagen por otro motivo. Y es que solo en fases avanzadas produce síntomas como dolor en región lumbar y sangrado por la orina. Entonces sí es imprescindible acudir al médico, aunque no siempre tenga que relacionarse con el cáncer.