El IBGM demuestra que un ácido de las hojas del olivo controla la miocarditis

eldiadevalladolid.com
-
El IBGM demuestra que un ácido de las hojas del olivo controla la miocarditis

El futuro pasa por integrar estos productos en la dieta a partir de cápsulas o aceites enriquecidos para lo que una empresa ha comprado ya la patente

Hay evidencias contra las que nadie se postula. Entre ellas, los beneficios del aceite de oliva, uno de los pilares de la dieta mediterránea y cuyos efectos sobre la salud avalan día a día las investigaciones científicas. En ello está volcada María Luisa Nieto Callejo, investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en el Instituto de Biología y Genética Molecular (IBGM) de Valladolid, un cerebro retornado “hace ya muchos años” que lamenta que en España los últimos tres ejercicios se han llevado por delante 20 de investigación.

Pese a esta “triste realidad”, la de tener que volver al contexto científico con el que empezó a desarrollar su carrera, en su laboratorio de la calle Ramón y Cajal un equipo mulstidisciplinar se afana en dar los últimos coletazos para demostrar que altas concentraciones de triterpenos, más en concreto del ácido oleanólico que se encuentra en las hojas del olivo y en la piel y el hueso de la aceituna ayudan a controlar la miocarditis, enfermedad caracterizada por la inflamación del miocardio del corazón. Se trata de dar un paso más para probar los efectos de la dieta mediterránea sobre la salud, de caracterizar qué potenciales moléculas que se encuentran en ella pueden llegar a estar implicadas en sus efectos beneficiosos, explica.

A la espera de que el trabajo sea publicado en la revista científica Journal of Molecular and Cellular Cardiology, el grupo, en el que también participan Marita Hernández, de la Universidad de Valladolid, y Rubén Martín Montaña, investigador del Instituto de Ciencias del Corazón (ICICOR), junto a personal técnico y estudiantes, avanza en el estrés oxidativo, que también aparece controlado en los animales tratados. En una primera fase de caracterización molecular de la enfermedad, se han estudiado los factores implicados en el desarrollo de la miocarditis en el ámbito del sistema inflamatorio y de las alteraciones inmunes, y se ha trabajado en fase experimental con ratones, buscando si estas sustancias, los triterpenos, pueden actuar de manera beneficiosa controlando el desarrollo de la patología. Todo indica que es así.

El grupo ya desarrolló el trabajo en el campo de la esclerosis múltiple con buenos resultados. Vio que las alteraciones inflamatorias e inmunes se controlaban. Por ello dio el salto hacia la miocarditis, también con un importante componente inflamatorio. “Lo cierto es que los estudios en el modelo experimental arrojan que la enfermedad evoluciona mejor cuando tratamos a los animales con estos compuestos”, explica a Ical la investigadora.

Complemento nutricional

La idea ahora pasa por integrar estos compuestos en la dieta como complemento nutricional, no como sustitutivos de un fármaco, a través de productos que contengan ácido oleanólico en grandes concentraciones. “No es lo mismo tomar aceituna, que tomar una capsula enriquecida en oleanólico. Para lograr los efectos que hemos encontrado en el modelo experimental, habría que tomar un tonel de aceitunas. En una aceituna hay pocas cantidades, pero se demuestra que todos sus componentes son buenos”, precisa la investigadora.

Lo que parece claro, según la fase de investigación actual, es que tomar estos compuestos de manera rutinaria dentro de la dieta permitiría que el organismo esté en una situación como de salud, que sea menos sensible a desarrollar la enfermedad o que pueda responder mejor a la patología. El siguiente paso lo debe dar la industria, explica Nieto, que explica que hay una empresa que ha adquirido la patente, pendiente de resolución en la oficina española y europea. Una vez que obtenga el visto bueno, de ella dependerá lo lejos que pueda llegar el hallazgo.

A juicio de Nieto, es el momento para hacer una intervención en dieta, bien por medio de una cápsula, bien por medio de la elaboración de aceites enriquecidos por estos compuestos, algo que a su juicio es más sencillo de incluir en la dieta gracias a las ensaladas, otra clave de la dieta mediterránea.