'Gaokao', el cara o cruz de 10 millones de alumnos chinos

Efe
-
'Gaokao', el cara o cruz de 10 millones de alumnos chinos - Foto: Jesús Diges

El gigante asiático se prepara para la dureza de los exámenes de acceso a la universidad, una prueba crucial que pone al límite los nervios y la salud de los jóvenes estudiantes que quieren salir de la pobreza

Más de 10 millones de estudiantes chinos empezaron hoy los exámenes de acceso a la universidad, conocidos en el país asiático como gaokao, un trámite crucial para acceder a una educación superior.
Según el Ministerio de Educación de China, son 10,31 millones de estudiantes los que se juegan su futuro en este examen, que suele prolongarse durante dos días, aunque en algunas zonas remotas podría durar hasta el domingo.
Se trata de la cifra de aspirantes a universitarios más alta desde 2010, indicó la fuente.
El gaokao coincide con el Festival de los Barcos Dragón, por lo que las autoridades han tomado medidas para minimizar las molestias a los estudiantes.
Así, por ejemplo, en la ciudad meridional de Haikou se ha puesto en marcha una operación para limitar el ruido de los fuegos artificiales y de las actividades al aire libre, mientras que en la localidad oriental de Rongcheng se ha puesto a disposición de los examinados una treintena de autobuses para que puedan viajar gratis mientras duren las pruebas.

Es un hecho que el gaokao es considerado como la oportunidad de tener éxito en la vida o de ser un rotundo fracaso. Esto se aplica especialmente para los estudiantes que provienen de las familias más pobres.

En China, tener un grado universitario es esencial para conseguir un trabajo. Y entre más reconocida sea la universidad donde se estudie, mejor será el trabajo.

Como los nervios suelen ser uno de los protagonistas de estos períodos, en la ciudad central de Zhengzhou se han preparado 171 equipos de primeros auxilios y destinado 57 ambulancias a posibles incidentes médicos durante los exámenes, informó la agencia estatal Xinhua.
Desde 2016, copiar en el "gaokao" es un crimen incluido en el Código Penal de China y punible con hasta siete años de prisión, ante la existencia de mafias que intentan vender artefactos a los estudiantes para que hagan trampas, como prendas de ropa con micrófonos incorporados.
Teniendo en cuenta el número de candidatos y la cantidad de plazas ofrecidas, aproximadamente uno de cada cuatro alumnos no obtendrá la nota suficiente para ir a la universidad