Los menores acusados de agresión sexual seguirán en Zambrana

A. G. Mozo
-

El Juzgado de Menores prorroga durante tres meses más la medida de internamiento en régimen de semilibertad en la que llevan los tres adolescentes desde finales de febrero, cuando fueron acusados de violar a una menor durante un botellón

Jóvenes en un parque de la zona sur, donde se celebraba el botellón durante el que se cometió la presunta agresión. - Foto: Jonathan Tajes

Los tres jóvenes de 16 años detenidos el pasado mes de febrero en Valladolid por una presunta agresión sexual a una menor de la misma edad durante un botellón deberán permanecer en el Centro de Menores Zambrana otros tres meses, a la espera de que el Juzgado de Menores número 1 de Valladolid concluya la investigación y decida sobre su procesamiento, algo que está próximo ya que "la instrucción está prácticamente concluida", tal como detallan fuentes judiciales consultadas por este periódico. 

El juez del caso había decretado para ellos su internamiento en regimen de semilibertad durante un plazo de seis meses para poder profundizar en las pesquisas del caso. De ese modo, los tres adolescentes continuaban acudiendo a clase a un conocido colegio de Huerta del Rey, pero debían dormir cada día en Zambrana y someterse a las medidas de reeducación y control habituales en este centro. La medida caducaba a finales de agosto y el Juzgado de Menores 1 decidió su prórroga por espacio de tres meses, una posibilidad que ya había avanzado en febrero, cuando se les detuvo y comparecieron en sede judicial, acusados de un delito de agresión sexual por el que la Fiscalía había pedido su internamiento en régimen cerrado, mientras que las defensas solicitaban una medida de libertad vigilada.

En este sentido, las defensas también intentaron conseguir la libertad mediante un recurso ante la Audiencia Provincial de Valladolid, pero el tribunal lo rechazó igualmente.

Los hechos objeto de investigación se produjeron la noche del sábado 20 de febrero, cuando, presuntamente, los sospechosos agredieron a la víctima. Los tres jóvenes son conocidos de la víctima y todos ellos participaron en un botellón en un parque de la zona sur de Valladolid en el transcurso del cual pudieron "echar algo" en la bebida de la chica para anular su voluntad antes de agredirla sexualmente. Los acusados han negado siempre haber violado a la joven.