Mañueco apela al periodismo riguroso contra noticias falsas

SPC
-

El presidente de la Junta ensalza la «profesionalidad y cercanía» de Ical como clave del «éxito de la agencia» en un momento de «exceso de desinformación»

El presidente de la Junta,AlfonsoFernández Mañueco, interviene en el XXX aniversario de Ical. - Foto: Ical

Periodismo riguroso como antídoto contra el uso perverso de la información y las falsas noticias. Este fue el principal alegato que lanzó ayer el presidente de la Junta,AlfonsoFernándezMañueco, que defendió una profesión «responsable y profesional, capaz de aportar objetividad y veracidad y sentido para que cada persona forme sus propios juicios de valor sobre la realidad y tome las decisiones oportunas». Así lo hizo durante su participación en la gala 30 aniversario de la Agencia Ical, en la que se hizo entrega de los premios al Compromiso Humano a nueve castellanos y leoneses que han destacado por su aportación al desarrollo social de la Comunidad.
Entre los principales valores que Fernández Mañueco reconoció a Ical, el jefe del Ejecutivo regional reconoció dos «razones que explican el éxito de la agencia». Por un lado, ensalzó «su profesionalidad» en un momento en el que el exceso de información corre el riesgo de «convertirse en algo tan nocivo como la desinformación». En esta misma línea, se refirió al periodismo como una «herramienta básica para llegar al fondo de las cosas y desenmascarar la mentira y las falsas noticias».
Además, resaltó la «cercanía, ya que informar y analizar lo local, lo próximo, es un factor muy valorado por la sociedad, como demuestra la pervivencia en Castilla y León de las cabeceras locales, algunas de ellas centenarias». 
Recordó además que la iniciativa, que empezaron los editores de ocho cabeceras de la Comunidad, fue «pionera en su momento a la hora de ofrecer una información sobre Castilla y León hasta llegar a ser un canal casi imprescindible para el flujo de información de la Comunidad, convirtiéndose en un elemento vertebrador e integrador de primera línea».
«Quienes forman parte de Ical vienen demostrando este compromiso profesional desde hace tres décadas y de ahí el prestigio y la confianza que han ganado. Con profesionales que sienten esta tierra, la conocen y la quieren. Un compromiso que reconozco y que hoy, aquí, quiero agradecer públicamente», aplaudió Mañueco, para reclamar que ese compromiso «permanezca» y que, tanto Ical como el resto de medios y profesionales, «sigan al servicio de las personas de esta tierra y sigan evolucionando con ella y siendo fiel reflejo de su realidad, sus aspiraciones y sus anhelos, que son los de todos nosotros, los que compartimos todos».
Evolución paralela

El presidente de la Junta realizó un repaso a la trayectoria de la Agencia Ical, que ahora cumple tres décadas, y que se ha desarrollado de forma paralela a la construcción de la propia Comunidad, en un momento en el que Castilla y León «era algo que se iba construyendo y descubriendo día a día y precisaba nuevos vínculos sobre los que crecer». En la gala, Fernández Mañueco reconoció a los premiados y se detuvo en cada uno de ellos para ensalzar el trabajo realizado por la directora de teatro Pilar Rodríguez, «incansable trabajadora»; el «valor añadido de la especial superación» de la piloto de rallies Cristina Gutiérrez; el «universal poeta leonés» Antonio Colinas; «la solidaridad, la integración y la entrega» del bombero y trabajador humanitario Francisco Pérez Rivas; la «permanente lucha contra los efectos de las drogas y la marginación» del responsable de Proyecto Hombre, Manolo Muiños; el «esfuerzo» del mejor deportista sordo del siglo XX, el segoviano Javier Soto; el «ejemplo de persona hecha a sí misma» del empresario Francisco Rubio, «capaz de identificar el nombre y la imagen de su tierra con la visión de esfuerzo y de futuro»; el «acreditado» pianista riosecano Diego Fernández Magdaleno; y la «excelencia» en la investigación y la docencia de la médica María Victoria Mateos.
A todos ellos el presidente les agradeció «su esfuerzo, constancia, humildad, generosidad y la búsqueda de la excelencia».