Familia se marca el reto de luchar contra la ludopatía

SPC
-

IsabelBlanco asegura que durante esta legislatura uno de los objetivos es la prevención de las «nuevas adicciones sin sustancia» como los juegos de azar, apuestas o videojuegos

Familia se marca el reto de luchar contra la ludopatía - Foto: ©Tomás Alonso

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, avanzó ayer en San Medel (Burgos) que el reto de la Consejería durante esta legislatura es la prevención de las «nuevas adicciones sin sustancia» que surgen entre los jóvenes, y que durante los últimos meses tienen en alerta a las autoridades, con especial incidencia en el caso de la ludopatía y las apuestas, además de los videojuegos, móviles o nuevas tecnologías. Un fenómeno de reciente aparición pero que preocupa alEjecutivo regional por sus consecuencias perjudiciales, fundamentalmente, para los más jóvenes. «Es un problema que cada vez va a más y hay que luchar desde el principio», declaró Blanco que, de hecho, apuntó que la prevalencia del juego problemático en la población generales del 0,3 por ciento, mientras que en el tramo de edad de 15 a 34 años asciende hasta el 8,6 por ciento.
Por este motivo, señaló que la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades acordó un Plan de Acción Coordinado 2019-2021 con las áreas de Sanidad y Educación, en el que se pone especial énfasis en los menores y las personas más vulnerables (jóvenes y personas que padecen otras adicciones), según informa Ical.
En este sentido, Blanco -quien estuvo acompañada por el consejero de la Presidencia, Ángel Ibáñez,- señaló que la Junta está comprometida desde hace años en la lucha contra las adicciones y que en la actualidad se está aplicando el VII Plan Regional sobre Drogas (2017-2021). Además, precisó que durante el presente año, el Ejecutivo regional destinó 9 millones de euros en programas contra las drogodependencias.
Diferentes programas

En Castilla y León, expuso, en materia de prevención se están desarrollando distintos programas en los ámbitos escolar, familiar y extraescolar de acuerdo con los estándares de calidad establecidos a nivel internacional. Unos programas hasta los que llegan anualmente más de 17.000 personas (14.664 menores y 2.761 madres y padres durante todo 2018).
Así, indicó que el VII Plan Regional sobre drogas pone especial énfasis en los jóvenes por ser la población más vulnerable, trabajando para evitar o retrasar la edad de contacto con las drogas y minimizar los consumos, ya que se detectan muy precoces, en especial, de sustancias como el alcohol.
Prevención y control

Para lograr estos objetivos se apostó por una acción combinada de prevención y control, cuyos resultados son un descenso del consumo diario de alcohol en la población general y en la población escolar de 14 a 18 años en fines de semana (reducción del 44 por ciento desde 2008). Los fumadores diarios de tabaco y los consumidores de cannabis descendieron hasta 2017, aunque las últimas encuestas realizadas a la población general y escolar indican que se puede estar produciendo un repunte en los consumos, aunque el de opiáceos es muy minoritario (el 0,5% de la población escolar).