Sánchez habla con PP y Cs en un "clima de apoyo y unidad"

Europa Press
-

El jefe del Ejecutivo traslada a Casado y Rivera que si fueran necesarias medidas excepcionales, éstas serían "compartidas" pero pide que se sitúen del lado del Gobierno para gestionar la respuesta a la sentencia del procés

Sánchez habla con PP y Cs en un "clima de apoyo y unidad" - Foto: Ballesteros

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, considera que hay un "clima positivo de lealtad institucional, apoyo y unidad" tras las conversaciones telefónicas que ha mantenido hoy con los líderes del PP y de Ciudadanos, Pablo Casado y Albert Rivera a raíz de la sentencia del procés, según han informado fuentes del Palacio de la Moncloa. 
Tras conocerse el fallo del Tribunal Supremo, fuentes del Ejecutivo anunciaron que Sánchez llamaría esta tarde a los presidentes de PP y Cs en busca de una cooperación leal y para pedirles que se sitúen del lado del Gobierno en caso de que sea necesario actuar en Cataluña para gestionar la respuesta del independentismo a la sentencia. 
Fuentes de la dirección nacional del PP se han limitado a confirmar esa charla telefónica entre Sánchez y Casado, pero sin entrar en detalles sobre su contenido alegando que, como es habitual en el líder del PP, "no revela conversaciones privadas".

 

Unas conversaciones "constructivas"

Fuentes de Moncloa han señalado que las conversaciones con Casado y Rivera han sido "constructivas" y han añadido que en ambas se ha mantenido "un clima positivo de lealtad institucional, apoyo y unidad". 
Además, las mismas fuentes han indicado que el presidente de Cs ha solicitado en esa charla una reunión a Pedro Sánchez y ambos han quedado en que se producirá "de acuerdo a la marcha de los acontecimientos". 
El jefe del Ejecutivo ha transmitido a Casado y Rivera que si fueran necesarias "medidas excepcionales", éstas serían "compartidas", han indicado fuentes del Gobierno, que han recordado además que Sánchez ha reiterado que llegado el caso actuará con "serena firmeza, proporcionalidad y unidad". 
En este sentido, Sánchez ha avisado este lunes -en una declaración institucional sin preguntas- que si el independentismo plantea algún nuevo desafío, el Estado reaccionará "con firmeza, con proporcionalidad y desde la unidad". Es decir, aplicará la legalidad "sin excluir ninguna posibilidad", con "prudencia y serenidad" y contando con la "cooperación leal" del resto de partidos comprometidos con la Constitución. 
Además, el presidente del Gobierno en funciones ha manifestado el "respeto y acatamiento" del Gobierno a la sentencia del Tribunal Supremo sobre el procés y ha apuntado que "acatamiento significa su cumplimiento". "Su íntegro cumplimiento", ha apostillado. 

 

Rivera apoya a Sánchez pero pide una reunión a tres

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, se ha comprometido con Sánchez a darle "todo su apoyo para que en Cataluña se cumpla la ley y se garantice el orden público", pero ha insistido en pedirle una reunión a tres: Gobierno PP y Cs, según han informado fuentes de la formación naranja.
Tras la conversación telefónica que han mantenido ambos dirigentes, Cs cree que es urgente mantener esa reunión cuanto antes para diseñar una estrategia conjunta "frente a la irresponsabilidad de los políticos separatistas", pero Sánchez de momento ha descartado mantener este encuentro, según las mismas fuentes.
Rivera ha trasladado también a Sánchez su preocupación por los altercados que se han empezado a producir en Cataluña y le ha solicitado que aumente la presencia de las fuerzas de seguridad del Estado "todo lo que sea necesario" para garantizar el orden público y la libertad de todos los catalanes.

 

Llamada a Iglesias

El presidente del Gobierno en funciones también ha hablado con el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, con el objetivo de pedirle el apoyo de su formación en caso de que el Ejecutivo se vea abocado a adoptar medidas extraordinarias en Cataluña para gestionar la reacción del independentismo en contra de la sentencia del procés. 
En la conversación, que ha transcurrido en un clima "positivo y constructivo", Sánchez ha transmitido a Iglesias que si fueran necesarias medidas excepcionales "éstas deberían ser compartidas por las principales fuerzas políticas", cuya "unidad de acción" buscará siempre el presidente, han informado fuentes del Ejecutivo. 
En su primera reacción a la sentencia, Iglesias apeló a la responsabilidad del conjunto de las fuerzas políticas para abrir una nueva etapa de diálogo que "rechace la confrontación y que se marque como objetivo la búsqueda de soluciones políticas y democráticas a un conflicto que nunca debería haber sido judicializado". También señaló que se debe desterrar la idea de una intervención del autogobierno catalán, dado que se ha demostrado "fallida y contraproducente" porque "respetar el voto de los catalanes es también condición de posibilidad de la reconciliación".