Sin noticias de Luboslav

A.G.M.
-

La Policía no ha vuelto a saber nada de este hombre de 31 años después de que encadenase cuatro arrestos en tres semanas. Está en libertad y a la espera de que se resuelva su expediente de expulsión

Luboslav y sus 19 días de descontrol... y libertad

Nada se sabe de Luboslav T. Tras sus 19 días de descontrol, con cuatro noches de calabozos en la Comisaría de Las Delicias, parece que todo ha vuelto a la calma en el seno de este hombre de 31 años que se ha convertido en todo un personaje en Valladolid, después de que se viralizase en Whatsapp aquel vídeo en el que, armado con una mesa (alta) de terraza, sembró el caos en plena plaza de España, atacando las cristaleras de cinco negocios y hasta de un quiosco de la ONCE.
No hay un vallisoletano que no se enterase de aquello. Pocos a los que no les llegase la grabación a su teléfono móvil. Luboslav terminó de convertirse en todo un personaje público cuando, solo unas horas después de ser dado de el alta en la planta de Psiquiatría del Hospital Clínico, amenazó a dos jóvenes y su perro para terminar robándoles un cigarro. Nueva detención, otra noche de calabozos y, de nuevo, su puesta en libertad.
Un bucle que se repetiría horas después, cuando, al poco de que el juez de guardia decretase su puesta en libertad con cargos, montase tal lío en la oficina que Cáritas tiene en la calle Santuario que no quedó otra que llamar a la Policía Local. Lejos de tranquilizarse, no dudó en amenazar con agredir a la patrulla con «un objeto contundente», por lo que era arrestado por un delito de atentado a agentes de la autoridad. Detención, noche de calabozos y puesta en libertad el mediodía del viernes 1 de noviembre, que es lo último que se ha sabido de él, según las fuentes consultadas por este periódico.
en 19 días. Y todo esto, en solo 19 días, los que transcurrieron entre su detención del día 13 de octubre en Tintín, la del 25 en la plaza de España y las dos del jueves 31, una de madrugada y otra por la tarde.
Mientras, Luboslav T. continúa con un expediente de expulsión abierto por la Policía a resultas de su primer arresto, el del día 13 por tocar el culo a una menor en la discoteca de plaza de Martí y Monsó y que derivó en la imputación de un delito de abusos sexuales. Ahora es potestad de la Subdelegación del Gobierno acordar su expulsión o archivar el expediente.