scorecardresearch

De Cavani a Horvát: las mujeres directoras de la Seminci

D.V.
-

Seis mujeres han logrado el máximo galardón del festival en sus 65 años y otras 12, el premio a la mejor dirección

De Cavani a Horvát: las mujeres directoras de la Seminci

Más de cinco décadas separan la primera y la última ocasión en que una mujer directora se hizo con el máximo galardón de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci): la primera, en 1974, fue la italiana Liliana Cavani y la última, la húngara Lili Horvát en 2020.

Cavani se impuso en el festival antes incluso de que la suma distinción fuese la Espiga de Oro, pues le precedió, entre la cuarta y la 18ª edición, el Lábaro de Oro, con el que se hizo en 1974 con 'Francesco d'Assisi' (Francisco de Asís), cuando el certamen aún se denominaba Semana Internacional de Cine Religioso y de Valores Humanos de Valladolid.

Por su parte, 'Preparations to be Together for an Unknown Period of Time', el segundo largometraje de Horvát no solo se alzó ya con la Espiga de Oro, sino que la realizadora se llevó también el Premio 'Pilar Miró' al Mejor Nuevo Director y Natasa Stork, protagonista de la cinta, el galardón a la Mejor Actriz.

En los 65 años de andadura del festival de cine vallisoletano han sido un total de seis mujeres directoras las premiadas con el principal premio, cuatro de las cuales dirigían en solitario y siendo Cavani la única en alzarse con el Lábaro, pues el resto lograron ya la consolidada Espiga de Oro, aunque no hubo premios hasta la celebración de la tercera Semana Internacional de Cine Religioso, cuando se otorgó el primer --y último-- Don Bosco de Oro a 'Celui qui doit mourir' (El que debe morir), de Jules Dassin 1957, única ocasión en la que se concedió el galardón con este nombre.

El festival ha ido ampliando y consolidando la presencia femenina en el seno del certamen. Así, en esta próxima 66ª edición, competirán por la Espiga once películas dirigidas por mujeres, casi la mitad del total de 23 largometrajes que se proyectará en la Sección Oficial.

También han logrado la Espiga de Oro al frente de la dirección en solitario la francesa Coline Serreau, en la 23ª edición con 'Pourquoi pas!!' (¿Por qué no?). Distinción que, años después, lograría también la danesa Lone Scherfig, en la 46ª edición, con 'Italiensk for begyndere' (Italiano para principiantes).

En cuanto a la codirección, en 1982, en la 27ª Seminci, se alzó con el máximo galardón 'Ana', de los portugueses Margarida Cordeiro y António Reis y, ya en la 59ª, siguió sus pasos la realizadora israelí Tal Granit, quien dirigió, junto al también israelí Sharon Maymon, 'Mita tova' (La fiesta de despedida).

MEJOR DIRECCIÓN FEMENINA

Además, un total de 12 mujeres se han hecho con el premio del festival a la mejor dirección --tres de ellas 'ex aequo'-- galardón que pasó a formar parte del palmarés habitual de Seminci, aunque con diferentes denominaciones, desde la 29ª edición.

La primera mujer reconocida por su trabajo al frente de la dirección fue la danesa Susanne Bier, Premio al Mejor Nuevo Director, en la 37ª Semana, por 'Freud flyttar hemifran...' (Freud se va de casa). El mismo premio recibieron 'ex aequo', dos años después, la estadounidense Nancy Meckler, por 'Sister my Sister' (Mi querida hermana); Icíar Bollaín en la 40ª edición con 'Hola, ¿estás sola?' y la australiana Shirley Barrett, un año después, por 'Love Serenade'.

Ya bajo la denominación de Premio 'Pilar Miró' al Mejor Nuevo Director --desde la 42ª edición--, lo recibieron, en 2003, Sofia Coppola, por 'Lost in Translation'; en la 56ª edición, Paula Ortiz por 'De tu ventana a la mía'; un año después, la australiana Cate Shortland por 'Lore' en 2016; Chloé Zhao por 'The Rider', en 2017; en la 64ª edición, Mounia Meddour por 'Papicha' y, el último de ellos, para Lili Horvát, en 2020, por 'Preparations to Be Together for an Unknown Period of Time'.

Mientras, el Premio al Mejor Director --que existe desde la 59ª Semana-- ha sido, hasta la fecha, para Naomi Kawase, por 'An' (Una pastelería en Tokio) en la 60ª Semana y para Anna Muylaert, por 'Mae só hó uma' (Madre sólo hay una).