La sanidad privada asume más de cien derivaciones al mes

A.G.M.
-

Sacyl efectúa 38.000 operaciones cada año en Valladolid, de las que 5.000 son del turno especial de tarde y 1.440 se envían a centros privados bajo conciertos

Hospital Campo Grande de Valladolid

En abril de 2016, la Consejería de Sanidad lanzaba el Plan Estratégico de Eficiencia y de Control y Reducción de las Listas de Espera del Servicio de Salud de Castilla y León, el denominado Plan Perycles, que se marcaba el objetivo «de mejorar las listas de espera y las demoras, priorizar en función de la gravedad y de la urgencia» y decía que todo eso había conseguirlo de una «forma eficiente y sostenible», aportando «una información adecuada, clara y transparente a los pacientes» y reclamando «el compromiso e implicación de los profesionales».
A lo largo de las 85 páginas de argumentario del Plan Perycles también se abría la puerta a que se pudiesen seguir derivando a la sanidad privada intervenciones quirúrgicas y ciertas técnicas de diagnóstico, siempre en aras de una mejora de la lista de espera y de una reducción de los tiempos de demora. Así, el documento apuntaba a este respecto que «la utilización complementaria de recursos ajenos al sistema tendrá como objetivo la consecución de las medidas coyunturales que mejoren y estabilicen las listas de espera» y recordaba que, en todo caso, se debía seguir un estricto protocolo para la aprobación de esas posibles derivaciones que, en todo caso, estarían supeditadas a que «su coste pueda ser asumido dentro del techo de gasto anual asignado a cada centro». El Plan Perycles no solo se refería a una intervención quirúrgica, sino también a «concertar consultas de especialidades, procedimientos diagnósticos y/o la contratación de personal».
La realidad es que la situación se ha mantenido estable en este periodo 2015-2019 que marcaba Perycles, reduciendo en todo caso el porcentaje de operaciones que se derivaban a la sanidad privada antes de que estallase la crisis, que pasó del 6,5% de 2011 al 3,6% de 2015 y que coincide con los datos actuales.
En el caso de la provincia de Valladolid se viene derivando a la privada una media de más de cien operaciones mensuales, lo que se traduce exactamente en ese 3,6%. En 2018 fueron 1.440, de las que 957 eran del Hospital Clínico (393 del área de traumatología), 476 del Hospital Río Hortega (48 de traumatología) y las otras siete del Comarcal de Medina del Campo. En el primer semestre de 2019 se concertaron otras 700 (517 del HCUV y 183 del HURH).
la cirugía vespertina. Otro elemento de reducción de lista de espera son las intervenciones del turno especial de tarde, la cirugía vespertina que se encarga más de cinco mil operaciones anuales. En 2018 fueron 5.213 (2.219 del HCUV, 2.870 del HURH y 124 de Medina) y durante el primer semestre de 2019 se añadieron otras 3.002 (1.303, 1.693 y 6, respectivamente, según los datos de la Consejería de Sanidad).
Todo, en un contexto en el que se llevan a cabo cada año unas 38.000 operaciones (37.977 en 2018), repartidas entre las 21.074 del Clínico, las 13.266 del HURH y las 3.637 del Comarcal.