105 multas por llevar al perro suelto durante el verano

A. G. Mozo
-

La sección ciclista de la Policía Local cierra su primera campaña con 200 denuncias. Su discreta presencia en zonas verdes limita el vandalismo y los botellones, y acaba con los perros sueltos, lo que aglutina más de la mitad de sus multas

La Policía impone 105 multas por llevar al perro suelto - Foto: Jonathan Tajes

GALERÍA

Así trabaja la sección ciclista de la Policía Local

Los parques de Valladolid ya tienen su ‘propia’ Policía. Hasta ahora, las grandes zonas verdes de la ciudad eran algo así como unos pequeños agujeros negros para la seguridad, puntos difíciles de cubrir para las patrullas en coche y hasta para las motorizadas. Solo a pie se podía llegar a ciertos rincones, pero con una evidente falta de operatividad, por lo que, por ahí, se abría una vía de aguas que no era aprovechada por ningún gran delincuente, pero sí por pequeños infractores que campaban a sus anchas en bancos y praderas; en forma de botellón, porros, vandalismo y perros sin correa. Hasta ahora, porque desde el pasado mayo, la Policía Local de Valladolid cuenta con una pionera sección ciclista que en éste, su primer ‘verano’, ha conseguido blindar los parques con cerca de doscientas denuncias.
«El cometido esencial es llevar a cabo una vigilancia especial por las zonas verdes, el pinar, carriles bici y ‘ciclocarriles’», resume Iván, uno de los agentes ‘ciclistas’. «Estamos para trabajar en la prevención en general, pero en estas zonas suelen ser actos vandálicos, consumo de alcohol y estupefacientes, control de perros sueltos y de razas tipificadas como peligrosas...», apostilla Nacho, su compañero de patrulla por el Distrito V (zona centro). «Se trata de dar seguridad en estas zonas en las que no se suele patrullar ni en moto ni en coche, porque no hay acceso», completa Iván.
HASTA 60 KILÓMETROS

Ambos muestran sus equipos a El Día de Valladolid, sus uniformes de policías ‘ciclistas’ y sus bicicletas (cada una tiene un coste de unos 3.500 euros), que llevan tanto alforjas traseras como de manillar, así como una batería externa que les ayuda, si así lo requieren, durante sus más de siete horas de pedaleo. Porque cuando les toca patrulla en bici, el turno empieza y acaba sobre dos ruedas.  «Esto es voluntario y está claro que te tiene que gustar la bici porque estamos todo el turno sobre la bici; salimos a una media diaria de entre 40 y 60 kilómetros», apunta Iván. «Todo depende de si nos toca hacer carriles bici, parques u otro tipo de zonas», detalla Nacho.
La Policía impone 105 multas por llevar al perro sueltoLa Policía impone 105 multas por llevar al perro suelto - Foto: Jonathan TajesAl frente de esta sección está el subinspector José Ramón Sanz, quien destaca que «con la bicicleta se puede llegar a lugares que son poco accesibles para vehículos a motor y alejados para policías a pie, lo que permite a la bicicleta ser útil por su movilidad y agilidad».

‘CICLOCARRILES’

Pero esta es una sección ideada también para ser una vía para la concienciación y el respeto hacia los ciclistas, como cuando patrullan por carriles bici o por los ‘ciclocarriles’ desplegados por el centro de la ciudad «para que los conductores se acostumbren a ver por el medio del carril a gente en bici y, de algún modo, también concienciar para que respeten a los ciclistas, porque cuando ven a un policía con la bici sí se nota que van más despacio, que van con más precaución», señala el agente Iván, quien cree, que, pese a todo, «aún falta mucho» y «es una cuestión de concienciación y de educación» y, sobre todo, «de tiempo».
El subinspector Sanz explica que estas patrullas arrancaron en mayo y acabarán a finales de octubre, con el «cambio de hora», puesto que anochece antes y «no es seguro». «Principalmente, se presta servicio en los parques de la ciudad y, estos meses, el principal trabajo ha sido el de informar y ‘educar’ acerca del correcto uso de los carriles bici o ‘ciclocarriles’, así como de cómo han de circular en el resto de vías tanto los usuarios de las bicicletas, como los viandantes y los demás conductores».
UNA POLICÍA «MODERNA»

«La gente se sorprende cuando nos ve porque muchos no nos conocen y la sensación es que gusta. Nadie nos ha puesto ninguna pega y no solo estamos haciendo parques, porque también nos mandan a vados, a dobles filas o accidentes», apunta el agente Iván. «Nos paran y nos preguntan que si somos policías de verdad y la acogida es muy buena, porque la sensación es de Policía moderna», añade su compañero.
La Policía impone 105 multas por llevar al perro sueltoLa Policía impone 105 multas por llevar al perro suelto - Foto: Jonathan TajesSanz explica que «se ha venido realizando un trabajo diario donde se ha podido actuar en cualquier tipo de intervención, con jóvenes que consumían alcohol en la vía pública, con quienes consumían o portaban algún tipo de sustancias estupefacientes, con personas que paseaban a sus perros sin correa, con los que han infringido la Ley 4/2015 de Seguridad Ciudadana, intervenciones y mediaciones por conflictos vecinales, denuncias por infringir alguna norma de tráfico, realización de partes de accidentes, así como solucionar los servicios que eran demandados tanto por la Sala del 092 como por los mandos o ante el requerimiento de cualquier ciudadano».
De las casi doscientas multas interpuestas desde mayo (hasta la última semana de septiembre, que es el periodo al que se refiere esta estadística), más de la mitad son relativas a los perros; a sus dueños para ser exactos.
Los ocho agentes que (en los diferentes distritos de la ciudad) patrullan en bici han interpuesto 119 denuncias a propietarios de canes. 105 por ir con ellos sueltos (con una cuantía habitual de entre 200 y 300 euros) y 14 por  ir con uno de raza peligrosa suelto o sin bozal (pueden llegar a los 3.000 euros). «En general, más allá de que vayan atado, en lo que hacemos especial hincapié, es en que los perros estén inscritos en el Registro, que se cumpla con la normativa en el caso de los de raza peligrosa», detalla el agente Nacho, tras identificar en Las Moreras a un viandante y su perro que, en este caso, tenía todo en regla e iba con el animal con correa.
La Policía impone 105 multas por llevar al perro sueltoLa Policía impone 105 multas por llevar al perro suelto - Foto: Jonathan TajesEn cambio, no se libraron un par de jóvenes que estaban apostados en la zona de Ribera de Curtidores, cerca del río Pisuerga, y que fueron sorprendidos con unas cervezas un martes a media tarde. Es otra de las funciones de esta sección ciclista, que formuló durante estos meses hasta 15 denuncias por consumo de alcohol en vía pública. Algunas más, 25, han sido por consumo (o tenencia) de estupefacientes.
Además, también se levantaron cuatro actas por falta de respeto a agente de la autoridad (por la Ley 4/2015, la conocida como la ‘ley mordaza’); se intervino un arma de fuego simulada a un joven que la portaba en la calle; se procedió a la detención de un joven al que, tras identificarle, se descubrió que tenía en vigor una orden de detención dictada por un juzgado de la capital... «Este es un servicio muy efectivo en cualquier ámbito», resume el responsable de la sección, «tiene importantes ventajas en cuanto a la movilidad por diferentes lugares, tanto por asfalto como por zonas de tierra, sin olvidar la cercanía al ciudadano y la seguridad que se transmite al usuario de la bicicleta».