El fuego de Zamora, el que más superficie quemada registra

SPC
-

El presidente de la Junta cifra en 630 los fuegos registrados en la Comunidad durante todo 2020, lo que supone el cincuenta por ciento de los contabilizados durante el año pasado

Vecinos de la localidad zamorana de Vegalatrave observan el incendio declarado el pasado sábado en la comarca de Aliste. - Foto: Efe

El incendio originado el pasado fin de semana en la localidad de Gallegos del Río (Zamora) ha calcinado unas 2.000 hectáreas, lo que supone «prácticamente el 50 por ciento» de las 4.300 totales quemadas en toda Castilla y León en lo que va de 2020, un año en el que se han registrado 630 incendios en la Comunidad, la mitad de los que se produjeron durante todo 2019.
Así lo señaló ayer el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, durante su visita a El Bierzo, donde cifró en 77 los incendios producidos en lo que va de año en la provincia de León, la mitad que 2019, que dejan un total de casi 800 hectáreas afectadas, una cifra cuatro veces inferior que la del año pasado.
Una visita en la que el presidente del Gobierno regional se reunió con una cuadrilla de tierra encargada de las tareas preventivas y de restauración de incendios en la zona, por lo que aprovechó la ocasión para agradecer a las 4.500 personas que forman parte del operativo de lucha contra incendios forestales, que «están trabajando y dedicando todo su esfuerzo» en un año en el que la Junta «ha incrementado de cinco a siete meses el tiempo de trabajo».
Además en el caso concreto de El Bierzo, el presidente explicó que «se está negociando un nuevo convenio», al tiempo que se están orientando «todos esfuerzos fundamentales para incrementar la aportación de la Junta al Consejo Comarcal de El Bierzo, quien tiene la responsabilidad de gestionar las brigadas en los territorios».
Alfonso Fernández Mañueco destacó en declaraciones recogidas por Ical que «gracias al operativo de lucha contra incendios forestales» el pasado fin de semana se pudo actuar «de manera rápida e inmediata» en un incendio originado el sábado por la noche en Las Médulas, que «fue controlado a las pocas horas».
De igual forma, el presidente de la Junta puso de relieve que «también el pasado fin de semana, 400 profesionales han acabado con el incendio de Gallegos del Río (Zamora), que devoró 2.000 hectáreas, de las que la mitad eran agrícolas y el resto de monte bajo» en un fuego que «voraz, con vientos de hasta 30 kilómetros por hora».
Colaboración

Ante ambos sucesos, Mañueco insistió una vez más que se sigue «soportando la mano criminal que hace que todos nos sintamos atacados», por lo que recalcó la importancia de «colaborar siempre con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para que caiga sobre los culpables todo el peso de la ley».
«Este año van mejor las cosas que otros, pero el trabajo de las cuadrillas de tierra también abarca una labor de prevención y extinción, ya que es fundamental no solo actuar cuando se producen incendios, sino con carácter previo para prevenir», concluyó Fernández Mañueco, al tiempo que detalló que en toda la Comunidad se desarrollan trabajos de prevención y recuperación de montes en 13.000 hectáreas.
El presidente se interesó por conocer la complejidad de estos trabajos de restauración, que comienzan inmediatamente después de un incendio con la eliminación o retirada de la madera quemada para evitar plagas y favorecer la regeneración natural e iniciar posteriormente la repoblación y ampliar así la superficie forestal. Castilla y León cuenta con 3.500 bosques de utilidad pública y la Junta dispone también de líneas de ayuda para la restauración de montes particulares. Gracias a estas cuadrillas se realizan trabajos selvícolas durante los doce meses para la prevención.
Además, en la localidad leonesa de Montes de Valdueza, el presidente visitó dos ejemplos de actuaciones enmarcadas en la iniciativa denominada Proyecto GENADII: el Monasterio de San Pedro y la Ermita de Santa Cruz.