Los agricultores obtendrán 4.500 kilos de media en el cereal

R.G.R
-

Las lluvias registradas en invierno y primavera han ocasionado que cebada y trigo presenten un estado «óptimo» y se espera «una gran cosecha». Los sindicatos lamentan la caída de precios

Los agricultores obtendrán 4.500 kilos de media en el cereal - Foto: Jonathan Tajes

«Está bien plantado». Así definen los sindicatos agrarios al cereal de la provincia a estas alturas del año. La previsión que se realiza por parte de la Consejería de Agricultura junto con las organizaciones agrarias ronda los 4.500 kilogramos por hectárea en Valladolid, unos rendimientos muy por encima de los obtenidos otras campañas, cuando en muchas zonas no se sobrepasaron los 3.000 kilos. Las lluvias registradas durante el invierno y la primavera han ocasionado que las plantas de cebada y de trigo tengan una altura «perfecta» y la humedad suficiente para  completar el ciclo y granar «en un estado óptimo» antes de la cosecha.   
Las organizaciones agrarias al conjunto no esconder su satisfacción por el estado de la cosecha esta campaña. Afirman que la situación es inmejorable cuando a mediados de mayo las temperaturas no están siendo muy elevadas y no faltan tormentas que dejan precipitaciones prácticamente en toda la provincia. Un año con mucha agua que ha traído las condiciones idóneas para «una gran cosecha».
De esta forma, las estimaciones reflejan un aumento que podría ser superior en un 30 por ciento a la campaña de 2019. Las previsiones del Ministerio de Agricultura ponen de manifiesto que se podrían alcanzar cifras cercanas a las 950.000 toneladas de cebada, trigo, avena y centeno. 
Como ya es tradicional en la provincia de Valladolid, la zona sur  va un poco más adelantada y aquí se esperan unos rendimientos un poco más bajos debido a que se trata de tierra más arenosa y menos productiva. Las zonas que presentan mejor aspecto en estos momentos son Tierra de Campos y el Valle del Esgueva, aunque en esta última parte la humedad ha provocado que los agricultores hayan tenido que realizar tratamientos para evitar la pérdida de las plantas. 
A pesar de estas buenas perspectivas, las organizaciones agrarias explican que no esperan obtener «grandes rendimientos» en esta campaña si se mantienen los precios actuales del cereal. Critican que, especialmente, la cebada «está por los suelos» y eso imposibilitará que la rentabilidad sea alta a pesar de que se puedan cosechar grandes cantidades. «El agricultor no busca coger muchas toneladas, lo que buscamos es rentabilidad y con estos precios no la vamos a tener», explica el coordinador de UCCL en Valladolid, Valentín García. 
El sindicato alerta de que algunas lonjas de la Comunidad han llegado a marcar precios de hasta tres euros por tonelada de cebada y trigo duro, algo que puede transformar una buena campaña de cereal «en un año normal, sin rentabilidad». Criticó las prácticas «abusivas empleadas por parte de las multinacionales, que ante unas mínimas expectativas de una cosecha aceptable, inmediatamente estas se encargan de llevarse las ganancias de los esforzados agricultores».  
tierra de campos. El presidente de Asaja en Valladolid, Juan Ramón Alonso, apuntó que la cosecha en Tierra de Campos está «muy bien plantada» y solo queda ver cómo termina su ciclo vegetativo. «De momento parece que será una buena cosecha». 
Por su parte, el representante de Coag en Valladolid, Alberto Duque, indicó que la zona del Valle de Esgueva está «muy bien», pero lamentó que los agricultores no vayan a tener «buenos rendimientos» por los precios bajos cuando se han tenido que realizar varios tratamientos para evitar la aparición de hongos. 

 

Problemas con la patata y buena nascencia en la remolacha

 

El buen año de lluvias que se ha registrado en la provincia de Valladolid está favoreciendo a todos los cultivos, en especial de los cereales. Algunos agricultores ya se han decantado por segar los cultivos de forraje en un primer corte e incluso algunos han tenido problemas porque las lluvias han estropeado el cultivo una vez cortado. Pero los herbáceos este año están dando un gran resultado debido a la gran cantidad de humedad. 
 El cultivo de la patata está «muy adelantado» como consecuencia de las lluvias, pero los sindicatos estiman que se puede dar un problema de precios debido a que todavía permanece acumulada patata del año pasado. «Hay que tener vigilada la procedencia de la patata, ya que hay todavía alguna de origen francés que puede acarrear problemas cuando llegue el momento de arrancar la patata de aquí», apunta el coordinador de UCCL en Valladolid, Valentín García.
Lo que ha caído en la provincia ha sido el cultivo de remolacha debido a la falta de rentabilidad para los agricultores. Los sindicatos tienen claro que sin las ayudas proporcionadas tanto por la Junta de Castilla y León como por el Gobierno resultaría imposible. No obstante, y a pesar de esta preocupación la nascencia del terreno sembrado en la provincia ha sido «muy buena» y el cultivo transcurre de cara a una buena temporada. Además, este año no habrá restricciones durante la campaña de riego, lo que facilitará que el cultivo complete su ciclo vegetativo y lo mismo ocurrirá con el cultivo de maíz, que esté recién sembrado.