Dos profesores vallisoletanos fallecidos en el accidente ferroviario de Santiago

Luis Amo
-

Manuel Sierra Morán había estado trabajando en el Instituto Cervantes de Budapest · Juan Manuel de Diego Bajón era docente en un institutode Formación Profesional de Ávila

Dos profesores vallisoletanos fallecidos en el accidente ferroviario de Santiago

Confirmados los fallecimientos de dos vallisoletanos en el accidente de Santiago de Compostela. Se trata de dos varones de mediana edad que, casualmente, se dedicaban a la docencia: uno daba clases en Ávila y el otro en Budapest. Diversas fuentes corroboraron al cierre de esta edición que entre los ochenta fallecidos de la tragedia ferroviaria la muerte de estos dos vallisoletanos, cuyas familias estaban anoche al corriente de las noticias tras el anuncio oficial de las identificaciones de los cadáveres.


 Juan Manuel de Diego Bajón y Manuel Sierra Morán son los vallisoletanos que engrosan la lista de fallecidos. En concreto, De Diego Bajón contaba con 55 años y era profesor de hostelería del Instituto de Enseñanza Secundaria Jorge Santayana, de Ávila. Este docente, tal y como informó la Agencia Ical, viajaba el pasado miércoles a Ferrol (La Coruña), que precisamente era la última parada del convoy siniestrado, a visitar a un amigo, según fuentes de su entorno.


A media tarde de ayer los psicólogos y forenses comunicaron a la familia la identificación del fallecido, una de las 80 víctimas mortales en este trágico accidente que ha conmocionado España.
El otro vallisoletano que ha perecido en el accidente es Manuel Sierra Morán, de 40 años de edad. Actualmente se encontraba trabajando para el Instituto Cervantes de Budapest, aunque se da la circunstancia de que su estancia en España significaba que en las próximas semanas iba a comenzar una nueva andadura profesional dado que iba a empezar a trabajar en la Fundación de la Lengua Española. Es más, su relación con el idioma le llevó a dar clases de español en diferentes lugares, siendo Hungría el último que apuntaba en su curriculum.


En cuanto a los heridos, hay uno ingresado en la UCI del Hospital Clínico de Santiago de Compostela. Es por esto que la Junta de Castilla y León facilitó ayer por la mañana a familiares de víctimas de Castilla y León en el accidente medios de transporte para poder llegar hasta Galicia. En este sentido, el portavoz de la Junta de Castilla y León y consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, reveló que se había prestado apoyo a los padres de un vallisoletano que se encuentra herido en la UCI «ya que son mayores».


Este periódico también pudo conocer ayer de otros vallisoletanos que salieron ilesos o con heridas leves. Concretamente, tres socios de la Casa de Galicia en Valladolid, tres tres vallisoletanos, jóvenes y que iban a tierras gallegas a pasar unos días alrededor de las fiestas de Santiago Apóstol, salieron por sus propios medios del tren accidentado. Lo mismo les pasó a otra pareja, David y Lola, quienes se mostraban exultantes al salir con pequeños rasguños. Junto a ellos, unos testigos declararon que consiguieron sacar de uno de los vagones a un varón de 30 años y a otro de 60, ambos vallisoletanos, quienes aturdidos y desorientados lo primero que hicieron fue preguntar por sus respectivas parejas.

Desde medina.
Renfe confirmó ayer a El Día de Valladolid que fueron un total de 16 personas las que accedieron al Alvia accidentado en la Estación de Medina del Campo, el punto vallisoletano donde hacía parada el tren accidentado. Y fueron muchos los momentos emotivos vividos ayer en estas instalaciones, aunque el más especial fue al paso del mismo servicio ferroviario entre Madrid y Ferrol, ayer, a las 16.12 horas.


Así, por todos los fallecimientos del accidente del Alvia en general y por los vallisoletanos en particular, la ciudad acogió ayer diversas concentraciones solidarias con sus familias ante lo que significa una tragedia de esta magnitud. En este sentido, se celebraron concentraciones a las puertas de la Casa Consistorial de Valladolid (Plaza Mayor), la DiputaciónProvincial (plaza de San Pablo), Delegación del Gobierno (plaza del Milenio), aunque la más emotiva fue la desarrollada a las puertas de la Estación delCampo Grande, donde se registraron momentos especialmente emotivos entre los viajeros de Renfe y los propios trabajadores de la compañía pública. También hubo misas especiales en las iglesias de Santiago y La Antigua.