El parque de vehículos de renting aumenta un 13%

R. Travesí (Ical)
-

Valladolid suma 4.739 automóviles con alquiler a largo plazo, 544 más que hace 12 meses

El parque de vehículos de renting aumenta un 13%

La buena acogida del modelo de vehículos de renting entre los autónomos y los particulares en Castilla y León ha motivado que el parque de este tipo de vehículos se haya disparado un 29,3 por ciento en el último año, el doble que en el conjunto de España donde ha aumentado un 14,6 por ciento. Entre septiembre de 2018 y 2019, el parque de vehículos renting en la Comunidad ha pasado de 10.246 a 13.252, repartidos entre los 11.499 que corresponden a empresas y los 1.753, a personas físicas.

Pese a que los 1.753 vehículos de renting en manos de autónomos y particulares solo suponen el 13,2 por ciento del total del parque existente en Castilla y León, el modelo ha calado con fuerza en este tipo de clientes. No en vano, los vehículos en manos de estas personas aumentó un 60,3 por ciento en el último años, un porcentaje similar a nivel nacional (56,7 por ciento, hasta los 75.385 vehículos en renting).

Según los datos facilitados por la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER) a la Agencia Ical, los incrementos de los alquileres a largo plazo de este tipo de automóviles y furgonetas entre las empresas de la Comunidad fueron inferiores. Los vehículos de renting entre las pequeñas compañías (entre uno y cuatro coches) subieron un 31 por ciento, al pasar de 3.173 a 4.159 en el último año. En el caso de las grandes empresas (con más de 24 vehículos en renting), aumentaron un 26,5 por ciento, hasta las 3.841 unidades, mientras que la medianas (entre 5 y 24 automóviles) se quedaron en una subida del 18,5 por ciento, con un parque de 3.499.

Castilla y León cuenta ahora con 3.006 vehículos renting más que hace un año. Y de esos nuevos automóviles, casi uno de cada cuatro (22 por ciento) fue adquirido por particulares y autónomos. El presidente de la AER, Agustín García, ya adelantó que el renting se había popularizado y era una opción considerada por cualquier tipo de usuario a la hora de disfrutar de un vehículo.

El renting consiste en el abono de la cuota mensual por la utilización del vehículo, sin necesidad de pagar costosas entradas ni realizar grandes desembolsos. A cambio, los clientes disfrutan del “todo incluido” como la ITV, las reparaciones, las revisiones mecánicas, el seguro y los impuestos. Además, la compañía se hace cargo de todo en caso de algún percance. Es un sistema que permite al cliente cambiar de coche cada cierto tiempo, según el contrato firmado y, por tanto, contar con las últimas novedades tecnológicas en los automóviles. De ahí que sea demandado tanto por empresas, de todos los tamaños, como por autónomos y, últimamente, por particulares. El propio García reconoció que el modelo de negocio está cambiando y, en lo sucesivo, el “producto tendrá cada vez más en cuenta el perfil humano del usuario, por encima del meramente empresarial”.

Valladolid, a la cabeza

En cuanto a la distribución provincial de vehículos de renting, Valladolid lidera la clasificación con 4.739, a septiembre de 2019. Es decir, el 36 por ciento del parque de estos coches en la Comunidad está registrado en la provincia vallisoletana. Pese a estar al frente del número de vehículos en renting, registró la variación anual más baja de Castilla y León, con un 13 por ciento. En cambio, Soria con 444 unidades tuvo el mayor incremento, con un 78,3 por ciento; seguida de Palencia (50,7 por ciento y 636 vehículos); Burgos (49,2 por ciento y 2.913) y Zamora (46 por ciento y 356). También aparecen por encima de la media autonómica Ávila (36,5 por ciento y 445) y Salamanca (32 por ciento y 1.149). En los últimos puestos, aparecen León (29,8 por ciento y 1.840) y Segovia (28 por ciento y 730).

Los datos del parque de vehículos tienen su incidencia en el número de clientes. Valladolid, Burgos y León son las provincias con más clientes de vehículos en renting, con 1.287, 834 y 788, respectivamente. A mucha distancia, aparecen el resto como Salamanca (496), Segovia (334), Ávila (295), Palencia (203), Zamora (171) y Soria (140). En total, la Comunidad ha pasado de contar con 3.278 a 4.548 propietarios con vehículos de renting entre septiembre de 2018 y 2019, con un aumento del 38,7 por ciento (frente al 35,3 por ciento a nivel nacional). Pese a ello, el peso de propietarios sobre el total de España es del 2,5 por ciento. La media de vehículos en renting por clientes es del 2,91 en la región mientras que aumenta hasta el 4,04 en el país.

El parque de vehículos en renting en España en manos de personas físicas se ha multiplicado por más de siete en los últimos cuatro años, hasta el punto de aumentar su peso en 8,3 puntos porcentuales, al pasar de representar el 2,3 por ciento en 2015 (10.537 vehículos) a un 10,6 por ciento en septiembre pasado (75.385 vehículos). También ha habido un importante incremento en la Comunidad, ya que en 2017 había 694 coches y furgonetas en manos de este tipo de conductores y ahora se ha multiplicado por dos y medio, hasta las 1.753 unidades.

La buena acogida del renting se traduce en el número de matriculaciones acumuladas de estos vehículos en lo que va de 2019, con 229.970 unidades, con un aumento del 9,5 por ciento. El presidente de AER calificó los datos de “formidables”, ante un entorno de caídas generalizadas ya que el mercado total mantiene un retroceso del 6,1 por ciento. “Se confirma el vigor del renting, que está sabiendo adaptarse a un entorno en continua transformación, donde el principal activo de las compañías de renting es su capacidad para ofrecer un servicio de calidad que satisfaga las cambiantes necesidades de sus clientes y les aporte seguridad en sus decisiones", aseguró Agustín García.

Una de cada cinco matriculaciones

El peso del renting en el total de matriculaciones en España se sitúa en un 20 por ciento, un porcentaje que no ha parado de crecer en los últimos años, ya que en 2015 suponía el 14,2 por ciento; en 2016, un 15,3 por ciento; en 2017, un 17 por ciento, y en 2018, un 17,1 por ciento. Ocho de cada diez matriculaciones en el acumulado del año son turismos (82 por ciento), seguidos de furgonetas (11 por ciento), vehículos comerciales ligeros (6 por ciento) y camiones (0,8 por ciento).

Unas cifras que influyen en la facturación nacional de un sector que, entre enero y septiembre de 2019, se elevó a 4.722 millones de euros, según la AER, un 15 por ciento más que en el mismo periodo del año pasado. Además, la inversión en compra de vehículos alcanza los 4.485 millones de euros, con un incremento del 16,5 por ciento.