En la elite del fútbol nacional

Manuel Belver
-

El CD Parquesol se garantizó el pasado fin de semana jugar la próxima campaña en Primera B, una especie de Segunda con dos grupos de 16 clubes. La apuesta del club por el fútbol femenino da sus frutos

En la elite del fútbol nacional

Rubén, Ayala, Moro, José Luis; Maka, Ali Carranza, Iria, Nata, Judy, Ali Rey, Yarima, Charle, Noelia, Carla, Ali Fernández, Sandra, Murita, Lucía, Rivas, Barbi, Paulita, Martina y Carolina. Todos estos nombres se podían leer en las camisetas con las que el CD Parquesol celebraba el pasado domingo su ‘ascenso’ a la Primera B, una nueva categoría dentro del fútbol femenino nacional que será el paso previa a la elite, a la gran Liga Iberdrola que sigue creciendo y llenando estadios como el Metropolitano o San Mamés.
El club vallisoletano veía recompensada así su apuesta por el fútbol femenino, que comenzó hace unos cuantos años y que cogió el testigo de aquel primer núcleo que se creó en 2007 en Simancas. En aquel estaba Santos García, hoy coordinador de la sección femenina del Parquesol. «Hay jugadoras de aquella primera etapa», recordaba esta semana García, «orgulloso» de las jugadoras, el cuerpo técnico y el club. 
El CD Parquesol abrió las puertas a aquel grupo de jugadoras que quería seguir jugando al fútbol. Apostó por él y en las siguientes temporadas elevó la apuesta. Hasta el punto de que esta última campaña, el club cuenta con tres equipos femeninos, el que ha ascendido, más uno en Primera Regional y otro en Segunda Regional; y para la próxima arrancará un proyecto con un conjunto alevín íntegramente femenino. «Hay que trabajar ya para el año que viene», señala Santos.
El primer equipo, el espejo donde se miran el resto, arrancó la Liga en el grupo V de Segunda con un solo objetivo, acabar entre los cuatro primeros para estar en la próxima división. Mantuvo el entrenador que llegó desde Madrid en marzo del año pasado, Rubén Jiménez -que sigue viajando cada día desde la capital para dirigir a las naranjas- e incorporó a dos piezas extranjeras, la uruguaya Carolina Birizamberri, llegada de River Plate; y la estadounidense Murita Stoney. 
El comienzo fue complicado. Hasta la sexta jornada no entró en ese grupo de cuatro elegidos. Pero desde entonces no ha salido de él. De hecho, se garantizó uno de esos puestos la semana pasada, al ganar al Dínamo de Guadalajara en su casa, en el José Luis Saso, ante su afición. «Somos un club humilde y para nosotros esto es un estímulo muy importante», analiza Jacinto Santos, presidente de una entidad con más de una treintena de equipos.
Las naranjas ocupan la segunda plaza tras el intratatable CD Tacón, primero ya matemáticamente hablando. Solo han cedido cinco derrotas en lo que va de temporada (23 jornadas), con 54 goles a favor -el cuarto que más de la categoría- y 24 en contra -el tercero que menos recibe-. «El objetivo es acabar en esa segunda plaza, para que el nombre de Parquesol siga sonando con fuerza y ya para el año que viene mantenernos en la nueva categoría», añade el presidente. 
Deportivo de la Coruña, Racing, Real Oviedo, Deportivo Alavés, Osasuna, Eibar, Athletic B, Zaragoza, Barcelona B, Lleida, Seagull de Badalona, Atlético de Madrid B, Tacón o la UD Collerense de las Islas Baleares se perfilan como rivales en esa próxima Primera B, aunque todo está a expensas de saber qué ocurrirá en la Liga Iberdrola.
última propuesta. La Federación Española de Fútbol invitó esta semana a los clubes de fútbol femenino, la Asociación de Clubes, jugadores y sindicatos incorporarse a la Comisión de Trabajo que está diseñando el nuevo modelo de fútbol femenino, «para lograr un consenso que permita la consolidación y avance de este deporte».