Made arranca este semana las obras de la planta en Medina

R.G.R
-

La previsión de Imedexsa es que unos 60 empleados se incorporen a su puesto en agosto para comenzar con los nuevos pedidos de torres de alta tensión y el resto lo hará progresivamente

Made arranca este semana las obras de la planta en Medina - Foto: MiriamChacoN

Ilusionados. Así están los trabajadores de la planta de Made en Medina del Campo. La adjudicación de la fábrica a la extremeña Imedexsa por parte del juzgado número 2 de lo Mercantil de La Coruña supone el espaldarazo definitivo a la solución de sus problemas laborales. Los 16 empleados mayores de 60 años podrán jubilarse y el resto de la plantilla ya ha pedido, o lo hará en los próximos días, cita en las oficinas del Ecyl para arreglar el papeleo necesario para empezar a cobrar el subsidio del desempleo hasta que vuelvan a ser convocados por los nuevos propietarios para reincorporarse a sus puestos de trabajo. 
Esta misma semana se ha puesto fin a más de un año de interrogantes, esperas y apuros económicos. La previsión que la compañía extremeña ha comunicado a los trabajadores es que «un grupo de cinco o seis» se incorpore prácticamente de inmediato para trabajar en la planta de galvanizado y que el grueso de la plantilla se vaya incorporando a finales de julio o primeros de agosto para comenzar a trabajar en los pedidos que tiene pendientes. 
Las obras consistirán en una modernización casi integral de la planta y comenzarán en cuanto el Ayuntamiento de Medina conceda los permisos de obras pertinentes. El cambio será significativo y ya varios operarios han comenzado a este misma semana a realizar mediciones con vistas al comienzo de los trabajos de cara a la próxima. 
Las naves 1 y 2 de la planta se derrumbarán por completo y se levantará una nueva para que tanto los talleres como las oficinas de la fábrica estén ubicadas en el mismo sitio. «También va a hacer unos vestuarios nuevos para los trabajadores y traerá nueva maquinaria para realizar nuevos trabajos». 
Todos estas labores supondrán un periodo de al menos cuatro meses hasta que la planta esté operativa. El inversor ha comunicado a los representantes de los trabajadores que la intención es que al menos unos 60 trabajadores se incorporen a la fábrica para comenzar a trabajar ya en los pedidos. «El inversor quiere empezar lo más rápido posible con las obras para cumplir con los plazos que tiene marcados con sus clientes», destaca el representante de UGT en el Comité de Empresa, Alfonso Lozano. 
El tejado de la planta de galvanizado también será otro de los focos de actuación, ya que cuenta con un tejado de amianto. De igual forma, también se prevén cambios en las calderas actuales para la mejor elaboración de los diferentes elementos para las torres de alta tensión, productos que actualmente se elaboran en la fábrica. 
De esta forma, la empresa ha adelantado a los representantes sindicales que la intención es que una vez que esos 60 trabajadores ya estén en sus puestos, la intención es continuar incorporando de forma progresiva a más trabajadores hasta llegar a una cifra que podría rondar los 140. «Esa es la cifra que se maneja cuando la planta trabaje a pleno rendimiento», apuntó Lozano. 
El objetivo es que en el mes de agosto, estén finalizadas las inversiones para que gestores de calidad de la UE, puedan acudir a visitarlas con el objetivo de homologarlas para poder vender sus torres para tendidos eléctricos en los países europeos y otros destinos internacionales.
Para llegar todas estas previsiones a buen término, la inversión prevista por parte del nuevo empresario rondará los doce millones de euros. 
Desempleo. Los trabajadores comenzarán a cobrar el desempleo desde el pasado día 25 de marzo, lo que supone un fuerte alivio para muchos de ellos, ya que habían dejado de percibir ningún tipo de retribución económica desde hacía varios meses y algunos están pasando por apuros económicos.