El Patio Herreriano apuesta por la escultura contemporánea

César Combarros (Ical)
-
El Herreriano presenta su programación expositiva para 2019

El nuevo director de la institución, Javier Hontoria, anunció la programación del Museo hasta fin de año, que incluye muestras de Perejaume, Irene de Andrés, Antonio Ballester Moreno o June Crespo

Dos meses después de tomar posesión de su cargo como nuevo director del Museo Patio Herreriano de Valladolid, Javier Hontoria presentó hoy la programación de la institución para lo que resta de año, que recoge sus primeras apuestas personales y la huella del proyecto por el cual resultó elegido para el puesto. La escultura contemporánea y su evolución en los últimos quince años, el protagonismo de las mujeres creadoras y un especial énfasis en la labor pedagógica del museo son las señas de identidad de las trece propuestas expositivas hoy anunciadas.

Según explicó en una comparecencia acompañado por el alcalde de la ciudad, Óscar Puente, en esta nueva etapa el equipo del Patio Herreriano ofrecerá “menos exposiciones, más largas en el tiempo, y que incluirán muchas actividades” en torno a ellas. Así, ha decidido estructurar la programación anual en torno a tres cuatrimestres, de febrero a mayo, de mayo a septiembre y de septiembre a febrero.

El responsable de abrir la programación será el madrileño José Díaz, a quien calificó como “uno de los más interesantes pintores jóvenes del momento”. Así, el 18 de mayo (coincidiendo con la celebración del Día Internacional de los Museos) abrirá sus puertas en la sala 8 la primera entrega de un ciclo con vocación de continuidad periódica, que ha bautizado como ‘Encuentros #1’, donde propondrá diálogos entre una figura de la colección (en este caso ‘Pasadizo’, de la escultora Ángeles Marco) y una pieza ‘externa’ (en esta ocasión, ‘La cuesta’).

Posteriormente, el 8 de junio verá la luz ‘Una dimensión ulterior’, una gran exposición que ocupará cinco salas del museo, que “toma el relevo” de otra ambiciosa muestra que vio la luz en 2003 (‘Cuatro dimensiones’), que repasaba “cuatro formas de pensar la escultura española entre 1978 y 2003”, a partir de los fondos de la Colección Arte Contemporáneo, depositados en Valladolid. La muestra ocupará las dos plantas superiores del centro, y pondrá en diálogo a grandes autores que ya formaron parte de la exposición de 2003, como Cristina Iglesias, Adolfo Schlosser, Eva Lootz o Fernando Sinaga, con “las principales figuras actuales de la escultura contemporánea española”, “jóvenes nacidos entre los años 70 y 80 cuyo trabajo ha estado marcado por el advenimiento de la tecnología digital”, entre las cuales citó a June Crespo, Itziar Okariz, Tere Solar o Nuria Fuster.

El segundo cuatrimestre se cerrará con la inauguración el 22 de junio de otras tres exposiciones temporales, protagonizadas todas ellas por mujeres de diferentes disciplinas creativas. Según explicó Hontoria, la intención de sta nueva etapa es “cubrir las lagunas de artistas mujeres que existe en los fondos de la CAC con las exposiciones temporales”. De esa forma, las salas 1 y 2 acogerán ‘Donde nada ocurre’, donde la ibicenca Irene de Andrés reflexiona con sus videos y fotografías sobre la deriva de las discotecas que convirtieron su isla en epicentro de la música electrónica en Europa; la alavesa Elena Aitzkoa ocupará la Capilla con una gran intervención ex profeso que ha bautizado como ‘Zarza corazón’; y las pinturas de pequeño formato de la joven barcelonesa Mercedes Mangrané llegarán a la sala 9 con la exposición ‘Asir’, que será la primera muestra relevante a nivel nacional de esta “prometedora” artista.

Tercer cuatrimestre

En el último tercio del año, las exposiciones arrancarán el 6 de septiembre con ‘Valladolid efímera’, una propuesta organizada en colaboración con el Colegio de Arquitectos de Valladolid, que profundizará en el contraste entre la “rotundidad” de la arquitectura del propio museo y la “fragilidad de las certezas del hombre contemporáneo”, a través del tratamiento de materiales humildes como cartones y palés.

La gran apuesta de ese cuatrimestre será una amplia mirada al trabajo de Perejaume, definido por Hontoria como “uno de los artistas más influyentes en el ámbito del paisaje a través del uso de elementos como la escala o la poética”. La exposición en torno a su obra verá la luz el 18 de octubre en cuatro salas y la capilla, y será la retrospectiva más amplia sobre su obra en las dos últimas décadas, por lo cual la intención de Hontoria es “sacarla luego fuera, a Francia o a Portugal”.

Como complemento a esa muestra, el 11 de octubre abrirá sus puertas ‘Paisajes del límite’, un proyecto que pone en relación el trabajo de José Guerrero y Nico Munuera, dos artistas de la misma generación que exploran el concepto del paisaje desde perspectivas más formalistas y menos narrativas, alejados del carácter metafórico y a menudo teatral que Perejaume imprime a sus obras.

Otro de los platos fuertes del año será, a juicio del director del MPH, la exposición ‘Antonio Ballester Moreno. Releyendo a Ferrant’, que a partir del 18 de octubre ocupará las salas 6 y 7 con un acercamiento original del pintor madrileño al legado de uno de los artistas clave de la CAC. Este proyecto recuperará obras de Ferrant procedentes de la Colección, junto a piezas del propio Ballester en las que combina pintura, cerámica y trabajo textil. Este último ha recibido además el encargo del museo de implementar “desde ejes contemporáneos” el sistema pedagógico pionero diseñado por Ferrant en los años 30 y 40 del pasado siglo.

La programación de 2019 concluirá el 30 de noviembre con la inauguración en la sala 8 y el claustro de una muestra de June Crespo, considerada por los expertos como “la gran heredera de la escultura vasca”. La exposición, coproducida junto al museo Artium de Vitoria, explorará la relación entre el pasado y el presente a través del material. Además, el museo continuará prestando atención a los creadores locales en la sala 0, que ocupará el 6 de junio Geray Mena y a partir del 29 de agosto Carlos de Paz.