scorecardresearch

Tudanca vaticina que PP y Cs pactarán otra vez en CyL

SPC
-

El socialista ve la «irresponsabilidad» de Mañueco como una «oportunidad» para el cambio y poner fin a un «régimen de 35 años en Castilla y León»

El líder regional y candidato del PSOE a la Presidencia de la Junta, Luis Tudanca, ayer ante la Comitiva Ejecutiva. - Foto: Ical

El secretario regional del PSOE y candidato a las elecciones autonómicas del 13 de febrero, Luis Tudanca, alertó que ya sabe «qué pasará» si su formación no obtiene mayoría absoluta en las elecciones autonómicas del 13 de febrero, y vaticinó PP y Cs volverán a pactar si es necesario. El ganador de los comicios autonómicos de 2019 aseguró ayer que la «irresponsabilidad» del adelanto electoral se va a convertir en una «nueva oportunidad» de cambio para los ciudadanos de la Comunidad a los que ofrece un partido «unido» y un proyecto «sólido» que no piensa en «sillones», «solo en Castilla y León». «Futuro frente a 35 años de despoblación y corrupción», apuntó tras  presidir la segunda reunión del Plenario de la Comisión Ejecutiva Autonómica del PSOE, donde recordó que a día de hoy, más allá de «deseos y encuestas», la «realidad dice que el PSOE está a seis escaños de la mayoría absoluta».

En el encuentro se nombró al Comité Electoral socialista, que está formado por 23 personas y será dirigido y coordinado por Ana Sánchez, Javier Izquierdo ejercerá de vicecoordinador y Virginia Barcones se encargará de la elaboración del programa electoral. Con estos mimbres, Tudanca presumió de que el PSOE se presenta con «la mejor de sus caras, sonrisas y esperanzas para afrontar esta oportunidad que tiene de nuevo Castilla y León, fruto del trabajo realizado durante muchos años». «Queremos convertir en oportunidad la irresponsabilidad de Mañueco, no solo por la convocatoria, sino por su forma de gobernar estos dos años y medio», reiteró.

A su juicio, ni el presidente de la Junta ni el PP «ya no pueden engañar a nadie» y argumentó que en 2019 Mañueco «se presentaba por primera vez y alguno no lo conocía, pero hoy ya saben todos los castellanos y leoneses que su palabra no vale nada y que si tiene que elegir entre primar la salud y su sillón, elegirá su sillón; y venderá sillones, prometerá alcaldías, y si puede, volverá a hacerlo», advirtió.

Igualmente, acusó al candidato del PP de «no querer ni una campaña limpia, ni sucia, simplemente, no quiere que haya campaña y que la gente no vaya a votar». «Por eso convoca elecciones en plenas Navidades; un dirigente político que no quiere que la gente vote no me inspira confianza. Yo quiero que la gente vote, que costó mucho hacerlo en libertad. Él quiere que no se hable de nada», afeó.

Pactos con Ciudadanos

Tudanca también salió al paso de las declaraciones de la coordinadora autonómica de Cs, Gema Villarroel, quien se abierto a pactos con todas las organizaciones políticas. Al respecto, advirtió de que ya no «hay que imaginar que pasaría si…», porque ahora la población «ya sabe que pasa si…». «Ya sabemos lo que harían los dirigentes de Ciudadanos y Mañueco; pactarían entre ellos otra vez. Ya frustraron las ansias de cambio en Castilla y León en 2019 y han ayudado a desmantelar la sanidad pública», dijo. En todo caso, aseguró que el PSOE aspira a gobernar, «no solo a ganar las elecciones», y tendió su mano a aquellos que «apuestan por el cambio», algo que Ciudadanos, argumentó Tudanca, «no quería, sino solo consolidar al peor PP, al que rompe acuerdos de Comunidad».

Aislar a Vox. Por último, acusó a Mañueco de «abrir la puerta a la extrema derecha» y se postuló «para intentar impedirlo». Por este motivo, pidió al resto de fuerzas políticas que «aíslen» al partido dirigido por Santiago Abascal, «como hace el resto de Europa».

La cúpula de Ferraz se volcará en la Comunidad

El portavoz del PSOE, Felipe Sicilia, afirmó ayer que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se va a involucrar en la campaña electoral en Castilla y León al igual que lo hará todo el partido para que el candidato socialista Luis Tudanca «vuelva a ganar las elecciones» y que la Comunidad salga del «ostracismo» y deje de gobernar la derecha «rancia».