Renedo celebra la quinta edición del Encuentro Real

R. Gris
-

La localidad regresa al pasado reviviendo uno de los momentos más gloriosos de su historia gracias a la colaboración vecinal

Renedo celebra la quinta edición del Encuentro Real - Foto: Raul Gonzalez S.

Renedo volverá a vivir este fin de semana un nueva edición del Encuentro Real. Una visita al pasado de la localidad que revivirá uno de los momentos más gloriososos de su historia gracias a la colaboración vecinal. En el año 1506, Renedo iba a ser testigo de un hecho histórico que marcará el devenir de la historia de Castilla. Fernando el Católico y su yerno Felipe el Hermoso se encuentran en la villa, y con su antigua iglesia como marco, mantienen una tensa entrevista que será de vital importancia en los acontecimientos que después sucederán en a posteriori en el reino.
Este proyecto cultural, iniciado en 2015, trata de consolidar este hecho histórico en la intrahistoria de Renedo y que todos los colectivos culturales del pueblo se involucren. Los vecinos son los encargados de ambientar el municipios para que viaje a uno de los hechos que situó a Castilla en la antesala de la Edad Moderna.
La jornada de este sábado tendrá dos momentos cumbre para los vecinos de Renedo. El primero llegará a partir de las siete de la tarde, con el encuentro entre Fernando el Católico y Felipe el Hermoso. El pueblo se engalana para la ocasión. Cada comitiva llega formada por soldados, floristas y otros personajes de la época que desfilen delante de la mirada de los atónitos vecinos. Este último encuentro entre suegro y yerno no será ni mucho menos amable, ya que ambos están enfrentados por el trono de Castilla. Las discrepancias entre ambos serán visibles y tanto los vecinos como los visitantes que se aproximen el sábado a la localidad podrán observarlas en la representación. 
Ya entrada la noche, a las 23.00 horas, y bajo la mirada expectante de las antorchas, se recreará otro hecho histórico del que Renedo fue testigo en 1509, el Cortejo fúnebre, preparado por Juana I de Castilla para su marido Felipe El Hermoso, que parte de Burgos y que después de atravesar todo el Valle del río Esgueva, y tras once días de camino, hace una parada en Renedo, lugar en el que el cortejo se detendrá durante unas jornadas para dar tiempo a que se adecúe el palacio de Tordesillas, donde la Reina Juana pasará el resto de sus días. 
Durante la representación, la luz de las velas, el desgarro de Juana y el silencio con el que la comitiva fúnebre inundarán las calles de Renedo serán los protagonistas. Es uno de los momentos más emotivos de la representación, ya que la belleza se une al dolor de una reina que porta el cadáver de su marido. 
El guión que se desarrollará en Renedo pertenece a una obra de teatro escrita por el historiador Juan Manuel Olcese y está basado en su libro ‘La Encrucijada de Castilla’.